Irán condena a 10 años de cárcel a cristiano por profesar su fe

El cristiano armenio-iraní Anooshavan Avedian fue condenado por profesar su fe y enseñar a otros correligionarios en su casa, tras la sentencia del tribunal que indica que es culpable de «propaganda contraria y ofensiva a la sagrada religión islámica».

Irán condena a 10 años

Irán condena a 10 años de cárcel al cristiano armenio-iraní Anooshavan Avedian por profesar su fe y enseñar a otros correligionarios en su casa, tras la sentencia del tribunal —que se remonta al mes pasado, pero no se hizo pública estos días por activistas de ‘Article18’— que indica que es culpable de «propaganda contraria y ofensiva a la sagrada religión islámica». Fueron condenados con él Abbas Soori, de 45 años, y Maryam Mohammadi, de 46, quienes son miembros de la iglesia doméstica y conversos del islam.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Avedian, que el sábado 7 de mayo cumplirá 60 años, se verá privado de sus «derechos sociales» durante 10 años más cuando salga de la cárcel. Es un castigo posterior que, entre otras cosas, restringe las posibilidades de emplearse o buscar trabajo en Irán. Soori y Mohammadi lograron evitado la cárcel, pero también estarán privados de sus derechos durante una década y durante otros 2 años, al final de sus condenas, no podrán viajar al extranjero, ni unirse a grupos políticos o sociales, tampoco residir en Teherán o en la provincia adyacente. Este hecho representa un castigo particular para Mohammadi, quien dirige un negocio en la capital y posee clientela local. Además, se le impuso una multa de más de 1.900 euros y la obligación de firmar en las oficinas del Ministerio de Inteligencia (Mois).

El caso de Anooshavan, Maryam y Abbas comenzó en agosto de 2020, cuando se produjo la primera detención, pero se mantuvo durante mucho tiempo en secreto. Al menos 30 agentes de inteligencia irrumpieron en la casa en Narmak, al noreste de la capital. En el momento del asalto había unos 18 fieles que se dedicaban a rezar y leer las Escrituras. Durante la redada se confiscaron ejemplares de la Biblia, objetos personales, celulares y otros equipos informáticos, así como contraseñas de teléfonos inteligentes y redes sociales. Entre su detención y su condena, estuvieron algún tiempo en la prisión de Evin, en las afueras de Teherán, donde fueron sometidos a interrogatorios, torturas psicológicas y abusos. La condena a 10 años de cárcel de Irán para Anooshavan Avedian es el último episodio de una serie de detenciones y condenas de cristianos iraníes en una escalada que expertos y activistas califican de «preocupantes» violaciones a la libertad religiosa.

Puede interesarle: Denuncian «continuos arrestos, incriminaciones y condenas de decenas de cristianos» en Irán

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre