«Me advirtieron de que si me ponía a rezar la Policía procedería a disolver el rezo y a multar»

José Andrés Calderón, el impulsor del Rosario en las escaleras del Inmaculado Corazón de María, parroquia cercana a la sede del PSOE en Ferraz, se refirió a la prohibición del rezo del gobierno y a la multa de la Policía. «El Gobierno de Pedro Sánchez no solamente quiere destruir a España, sino todo lo que implica. Y eso inexorablemente nos lleva al ataque a la Iglesia, al catolicismo», afirmó.

José Andrés Calderón, el impulsor del Rosario en las escaleras del Inmaculado Corazón de María, parroquia cercana a la sede del PSOE en Ferraz, se refirió a la prohibición del rezo del gobierno socialista de Pedro Sánchez y la acción de la Policía que tras identificarlo e indicarle que si oraba a rezar la Policía procederían «a disolver el rezo y a multar», el lunes 27 de noviembre, en una entrevista en el atrio de la iglesia donde a diario pide por España. Explicó que al comenzar con los rezos públicos del Rosario en Ferraz no hubo problema, incluso con aviso a la Delegación del Gobierno, hasta el lunes 27 de noviembre. «A los católicos se nos está arrinconando desde las últimas décadas, y la legislación es claramente anticristiana», lamentó.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«El Gobierno de Pedro Sánchez no solamente quiere destruir a España, sino todo lo que implica. Y eso inexorablemente nos lleva al ataque a la Iglesia, al catolicismo. Por eso no hay nada mejor que rezar a la Virgen María, porque todas las grandes batallas se ganaron con un Rosario en la mano», afirmó, quien lamentó que el delegado del Gobierno permitió el rezo el fin de semana, pero lo censuró el lunes. «Lo que ha sucedido, al fin y al cabo, es lo que llamamos trampa del positivismo jurídico. El Gobierno utiliza subterfugios legales y cuestiones procedimentales para intentar impedir el rezo. El lunes me advirtieron de que si me ponía a rezar pues la Policía procedería a disolver el rezo y a multar tanto a mí como a todas las personas. En ese momento decidí que podríamos rezar en Pintor Rosales pero luego, por la noche, me di cuenta que daba exactamente igual», aseguró el impulsor.

Reiteró que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres; por eso decidí volver a Ferraz para rezar y que sea lo que Dios quiera». «Después de la advertencia del lunes, el martes procedieron a multarme y no sé qué va a suceder ahora. Yo, por la prohibición de rezar, me temo que me llegarán como mínimo 3 multas. Sin embargo, eso no fue lo más sangrante. Peor fue lo del lunes porque estábamos pocos y nos vimos rodeados por 15 policías y un inspector jefe. Cuando vinieron a por mí, el pueblo español reaccionó y protestó ante lo que estaba sucediendo. Aunque la Policía me trató educadamente y se notaba que no estaban muy contentos con lo que estaba sucediendo, creo que la Policía deberá preguntarse en algún momento hasta cuándo va a seguir cumpliendo órdenes ilegales», consideró.

«La amnistía es la gota que colma el vaso. Es el summum de todo lo que ha estado sucediendo. La protesta de Ferraz es, en el fondo, una protesta ante décadas de progresiva balcanización de España. Contra ese proceso moral, religioso y territorial que está sufriendo España. Algunos hemos entendido que no vale con ir a manifestarse un domingo en Colón y luego ir a tomar el vermú. Hay que estar día tras día defendiendo España y nuestra fe. España no se entiende sin la cruz porque España es tierra de María, como decía Benedicto XVI. Esta tierra de María se ha agrupado, aparcando las luchas ideológicas y las diferencias, para defender lo que nos une: el amor a España y a su unidad», enfatizó Calderón.

Puede interesarle: «Persecución descarada contra los católicos en España»

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre