Iglesia católica, víctima de expropiaciones ilegales en Guinea-Conakry

El arzobispo de Conakry, Vincent Coulibaly, denunció el intento de expropiación ilegal de tierras de la Iglesia católica en el país En Kendoumaya, a 55 kilómetros de Conakry, algunos residentes usurpar por la fuerza un campo de 5 hectáreas a la comunidad de Frères et Sœurs Apostoliques de Saint-Jean. Coulibaly responsabilizó a "personas malvadas que mueven los hilos de la discordia".

Iglesia expropiaciones Guinea-Conakry
Foto: Africaguinee.

El arzobispo de Conakry, Vincent Coulibaly, denunció que la Iglesia católica padece el intento de expropiaciones ilegales de sus tierras en Guinea-Conakry. En Kendoumaya, algunos residentes tratan de ocupar por la fuerza un campo de 5 hectáreas a la comunidad de Frères et Sœurs Apostoliques de Saint-Jean. El domingo 20 de septiembre, después de causar algunos disturbios, los aldeanos bloquearon la entrada y salida de Kendoumayah para proceder con la subdivisión de las tierras pertenecientes a la comunidad de Saint-Jean, cuyos miembros fueron amenazados con agresiones físicas.

«No nos enfrentamos a cosas nuevas. De hecho, desde la década de 1960, la Iglesia Católica fue víctima a menudo de la expropiación ilegal de sus bienes en muchos lugares, en todo el país», lamentó el prelado. «Con los acontecimientos de los últimos días en Kendoumayah, se puede decir que las acciones del pasado continúan hoy, aunque el artículo 1 de la Constitución del 7 de abril de 2020 establece que ‘la República de Guinea es un estado laico'», precisó. En Kendoumayah, además de la comunidad de los Hermanos de Saint-Jean, abierta en 1993, está la de las Hermanas de Saint-Jean abierta en 1995, además de las Hermanitas de Notre-Dame-de-Guinée establecida en 2004 y el seminario mayor Benedicto XVI que desde 2008 forma a todos los sacerdotes del país.

Coulibaly responsabilizó a «personas malvadas que mueven los hilos de la discordia». «Esta acción no promueve de ninguna manera la paz y la seguridad de sacerdotes, religiosas, seminaristas y la de nuestras comunidades establecidas en Kendoumayah», aseveró el prelado, al referirse a la situación que afecta a Iglesia católica, que es víctima de expropiaciones ilegales en Guinea-Conakry. Solicitó «el fin de los trabajos de subdivisión en curso en Kendoumayah pero también que se detengan las antiguas demandas, para que la tolerancia y la convivencia religiosa, la ley y el principio de laicidad sean respetados y aplicados a todos los ciudadanos del país».

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre