Gobierno de Nicaragua ejecuta expulsión de Misioneras de la Caridad

El gobierno sandinista de Daniel Ortega expulsó a 18 Misioneras de la Caridad el miércoles 6 de julio, tras ser llevadas por la Dirección General de Migración y Extranjería y la Policía, desde Managua y Granada, hasta la frontera con Costa Rica. Hay 7 indias, 2 mexicanas, 1 española, 2 guatemaltecas, 1 ecuatoriana, 1 vietnamita, 2 filipinas y 2 nicaragüenses entre las religiosas que fueron recibidas en la diócesis de Tilarán-Liberia, en el país vecino.

El gobierno sandinista de Nicaragua ejecuta la expulsión de 18 Misioneras de la Caridad, el miércoles 6 de julio, tras ser llevadas por la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) y la Policía, desde Managua y Granada, hasta la frontera con Costa Rica, donde fueron recibidas, tal como indicó el diario ‘El Confidencial’. Hay 7 indias, 2 mexicanas, 1 española, 2 guatemaltecas, 1 ecuatoriana, 1 vietnamita, 2 filipinas y 2 nicaragüenses entre las hermanas expulsadas por el gobierno de Daniel Ortega. La disolución de las Misioneras de la Caridad y otras 100 ONGs en Nicaragua fue aprobada el 29 de junio pasado por la asamblea de forma urgente y sin debate.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El obispo de Tilarán-Liberia, Costa Rica, Manuel Eugenio Salazar, dio la bienvenida a las monjas en su jurisdicción eclesiástica. «Es un honor para nuestra diócesis de Tilarán-Liberia que sus plantas pisen estas tierras. Oramos por la Iglesia en Nicaragua, por sus obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas. Hermanas sean bienvenidas a estas tierras, nuestra diócesis está de puertas abiertas para recibirlas, gracias por su ejemplo, entrega y servicio a los más pobres entre los pobres. La Santa Madre Teresa de Calcuta, siga intercediendo por sus intenciones. ¡Viva Cristo Rey!», precisó Salazar, en una publicación en su cuenta de Facebook, tras recibir a las religiosas después de que el gobierno de Nicaragua ejecuta su expulsión.

La abogada e integrante del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción, Martha Patricia Molina, aseveró que «la dictadura tiene una guerra frontal en contra de la Iglesia católica de Nicaragua y su objetivo es eliminar por completo todas aquellas instituciones afines a la iglesia». «La expulsión de las Hermanas de la Caridad es una ilegalidad más de este régimen», denunció Molina, quien explicó que los ancianos que las religiosas atendían «también fueron expulsados del asilo, pero ellas se encargaron de que quedaran en buenas manos y no como la dictadura quería, que es que regresaran desamparados a la calle».

Puede interesarle: Gobierno sandinista ordena expulsar a Misioneras de la Caridad de Nicaragua

3 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre