UN VIAJE A BRASIL POR LA SALUD DEL CLERO (1).

Por Alejandro Antonio Zelaya.

El 15 de octubre de este año 2023 tuve la oportunidad de viajar a la arquidiócesis de Santa María, en el estado de Río Grande do Sul, Brasil, para participar de un curso y encuentro del clero de esa arquidiócesis y de diócesis vecinas. El tema era la salud integral del clero.

La exposición estuvo a cargo del doctor en Psicología William César Castilho Pereira, laico, psicólogo clínico y asesor de la pastoral presbiteral de la arquidiócesis de Belo Horizonte y del CELAM. Conocedor de la vida del clero y amante de la Iglesia, en su libro ‘Sufrimiento psíquico de los presbíteros- Dolor institucional’ expone un trabajo de campo realizado durante 15 años, usando metodología científica, recolectando datos, observando y analizándolos. «Las heridas de los que están consagrados a la evangelización fueron abiertas y purgadas», nos dice. Heridas como la depresión, el cansancio, la desilusión, el estrés, la angustia, la tristeza, el vacío existencial y la soledad. El libro trata también no sólo de las heridas individuales de los sacerdotes, sino también del dolor de la Iglesia. Sin embargo, más allá de profundizar en el dolor y la enfermedad, se abre totalmente a la esperanza, proponiendo caminos restauradores para llevar a la plenitud la identidad del presbítero.

Es muy interesante tener en cuenta que el concepto de salud aplicado al clero —que expone el doctor William— es integral: considera el ambiente donde el presbítero vive: cómo es su casa; si tiene cubiertas las necesidades básicas de un medio donde se pueda vivir sencilla pero saludablemente; es decir, además de lo ambiental en general, su alimentación y su salud física. A su vez, a la salud psíquica le agrega la espiritualidad como un factor muy importante de la bienestar integral del presbítero.

Suicidios y burn-out en el clero

En estos últimos años en Brasil ha habido grandes problemas en el clero, el cual estuvo azotado por numerosos suicidios cometidos por sacerdotes y seminaristas. El Dr. Castilho Pereira se ha dedicado a la tarea de acompañar estas situaciones, analizando las causas multifactoriales del suicido, a través de lo que él llama la «autopsia psico-social» realizada mediante entrevistas a las personas vinculadas al presbítero o seminarista suicidas.

El síndrome del burn-out es considerado además y explica dos tipos de clínica para tratarlo: por un lado, la clínica disciplinar y, por otro, la clínica psicosocial institucionalista. La primera ve el síntoma centrado sólo en el individuo, respondiendo a un modelo positivista centrado en base organicista. Mientras que el segundo tipo de abordaje tiene como premisa la clínica transdisciplinar, la cual, pretende trabajar sobre los sujetos para transformar las relaciones laborales.

Foto principal: Cathopic.

El padre Alejandro Antonio Zelaya es psicólogo y se dedica a la práctica clínica atendiendo sacerdotes, consagrados/as y laicos. 

UN VIAJE A BRASIL POR LA SALUD DEL CLERO (1).

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre