«Islamistas en Burkina Faso asesinan cristianos y ponen minas para que no puedan llegar misioneros»

El padre Wenceslao Belem, de Burkina Faso, aseveró que «islamistas en Burkina Faso asesinan cristianos y ponen minas para que no puedan llegar misioneros», al ofrecer su testimonio de la persecución que en su país enfrentan los cristianos, durante la 7 edición de la Noche de los Testigos, una vigilia de oración por los cristianos perseguidos, en la catedral de la Almudena de Madrid.

«Islamistas en Burkina Faso asesinan cristianos
Foto: YouTube Arquidiócesis de Madrid.

El padre Wenceslao Belem denunció que «islamistas en Burkina Faso asesinan cristianos y ponen minas para que no puedan llegar misioneros», al ofrecer su testimonio de la persecución que en su país enfrentan los cristianos, durante la 7 edición de la Noche de los Testigos, una vigilia de oración por los cristianos perseguidos, en la catedral de la Almudena de Madrid, el viernes 24 de febrero. Tanto en la procesión de entrada como en la veneración final de los fieles tuvieron un papel destacado una cruz profanada procedente de una de las iglesias de la Llanura de Nínive, en Irak, y un icono de la Anunciación tiroteado por islamistas en una iglesia de Oms, en Siria.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El presbítero explicó que desde 2015 los católicos, que son el 15% de la población, ya no pueden ejercer la libertad religiosa, puesto que en muchas regiones el Estado Islámico impone la religión mahometana. «Convierten las escuelas en mezquitas, imponen el uso del velo y secuestran y asesinan cristianos. Los terroristas ponen minas en torno a las poblaciones para que no puedan llegar ni los militares ni los misioneros. Ir a los pueblos y atender a la gente pastoralmente es muy peligroso», indicó. «Tenemos que rezar mucho, recibir los sacramentos y sobre todo la confesión antes de desplazarnos para la pastoral, por si acaso no volviéramos. Eso nos ayuda a quitarnos el miedo y a pedir la gracia de poder perdonar. Nos prepara interiormente a lo que pueda ocurrir», enfatizó.

El padre Wenceslao indicó que en enero pasado fue asesinado el padre Jacques Yaro Zerbo, su profesor de liturgia 20 años antes en el seminario y buen amigo suyo. Los yihadistas detuvieron su vehículo cuando se dirigía a oficiar un funeral. «Lo conocían, conocían su fe católica y sabían que no se iba a dejar intimidar, le llevaron junto a la capilla y le mataron», recordó el padre Wenceslao, después de hacer un recorrido por su vida, totalmente entregada a la evangelización. Además, contó las circunstancias en las que realizan su labor misionera y de atención a los más necesitados, y cómo se sienten respaldados por las oraciones de la Iglesia universal. «Somos una Iglesia perseguida, pero no olvidada, y es gracias a ustedes», ratificó el presbítero.

Puede interesarle: Obispo de Burkina Faso: «El 50% de nuestro territorio está ahora ocupado».

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre