Francisco destaca «la oración, la cercanía al pueblo y el amor a la justicia» de san Juan Pablo II

El Papa reflexionó que "san Juan Pablo II era un hombre de Dios porque oraba y rezaba tanto". "Él sabía bien que el primer trabajo de un obispo es la oración, y esto no lo ha dicho el Vaticano II, lo dijo San Pedro", sostuvo. 

Francisco destaca «la oración, la cercanía al pueblo y el amor a la justicia» como tres aspectos fundamentales en la vida de san Juan Pablo II, en la homilía de la Misa que celebró por el centenario del nacimiento de Karol Wojtyla, en la capilla de la Basílica de San Pedro, donde se encuentra su tumba, el lunes 18 de mayo.

El Pontífice afirmó que «san Juan Pablo II era un hombre de Dios porque oraba y rezaba tanto». «Él sabía bien que el primer trabajo de un obispo es la oración, y esto no lo ha dicho el Vaticano II, lo dijo San Pedro», sostuvo, al indicar que el Papa polaco salía al encuentro con el pueblo y «por eso dio la vuelta al mundo entero, buscando a su pueblo, haciéndose cercano». «La cercanía es uno de los signos de Dios con su pueblo», aseguró el Papa, quien consideró que esa cercanía de Dios con el pueblo después «se hace fuerte en Jesús».

Precisó que san Juan Pablo II «era el hombre de la misericordia porque justicia y misericordia van juntas, no se pueden distinguir», y «una sin la otra no se encuentran». Al reflexionar sobre la misericordia, enfatizó «cómo empujó la devoción a Santa Faustina, y ahora su memoria litúrgica será para toda la Iglesia». Entre los concelebrantes de la Misa que presidió Francisco por Juan Pablo II, se encontraban el cardenal y arcipreste de la Basílica Vaticana, Angelo Comastri; el cardenal y Limosnero Apostólico, Konrad Krajewski, entre otros.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre