Exorcista chileno: «En los ataques a iglesias del 18 de octubre hubo un ritual satánico»

El sacerdote y exorcista chileno Luis Escobar denunció el ritual satánico en una reflexión enviada a Portaluz. "Satanás y sus seguidores se sirven de los incautos estimulando la euforia del odio, la violencia y la soberbia, como condimento de este ritual dedicado al demonio que pretende dejar una huella como mensaje: Muerte al Nazareno; pretenciosa frase que suele utilizar el demonio para dirigirse a Jesús", alertó.

Exorcista chileno ataques a iglesias ritual satánico
Foto: Exorcista chileno Luis Escobar.

El sacerdote y exorcista chileno Luis Escobar denunció que «en los ataques a iglesias del 18 de octubre hubo un ritual satánico», en una reflexión enviada a Portaluz. Hace más de una semana, durante las manifestaciones quemaron 2 templos católicos en Santiago, el de la Asunción y el de San Francisco de Borja. Los manifestantes celebraron cuando cayó la cúpula en llamas, tras el colapso de la estructura de la Iglesia de la Asunción.

Escobar sostuvo que existen abundantes “signos satánicos” como para afirmar un vínculo identitario satanista en estos individuos que la policía calificó de «antisociales» y los medios internacionales consideraron que son «anarquistas». «No es al azar que al inicio de los festejos en la Plaza Baquedano pintaran de rojo la estatua del General Baquedano. No olvidar que este lugar es una tumba histórica, porque ahí están sepultados los restos de Un Soldado de identidad desconocida que defendió a Chile durante la Guerra del Pacífico. Sobre este mismo lugar se desplazaron danzantes vestidos de rojo y disfrazados de diablos, tanto hombres como mujeres; danzaban emulando de forma engañosa un baile religioso tradicional del altiplano chileno-boliviano-peruano que honra a la Santísima Virgen María. Estos bailes religiosos, conocidos como diabladas, ponen de manifiesto la magnificencia de María, frente a la cual hasta los demonios se rinden en su presencia. No era lo que auguraba esta danza en la Plaza Baquedano de Santiago. Fue luego de esto que ocurrió el inicio de la profanación y quema de dos Iglesias cercanas», advirtió.

«En la primera de ellas se destruyeron signos religiosos relevantes para los cristianos católicos chilenos, como la imagen de Nuestra Señora del Carmen Reina y Patrona de Chile, cuya estatua sagrada terminó descabezada entre las llamas. Junto a la imagen de su madre la estatua del Sagrado Corazón de Jesús también fue violentada. Fuego, gritos de burlas y de odio precedían a este ignominioso acto. No suficiente con ello atacaron una segunda iglesia, dedicada nada menos que a la Asunción de María, simbolizada en una torre aguja que se yergue hacia el cielo como signo de María que se eleva a la presencia de Dios. Misma que fue incendiada y en su caída, la televisión abierta de Chile transmitió en directo los vivas y aplausos de una multitud eufórica que gesticulaba y bramaba por haber logrado tan maligna osadía. A estas alturas la catarsis del ritual retomaba bríos con gritos de: viva el diablo», denunció el exorcista chileno, al sostener que «por los antecedentes que aporta la historia del culto a Satanás en Chile, la evidencia de los hechos recientes y el conocimiento que comparto con mis hermanos exorcistas, en los mencionados ataques a las Iglesias en Chile del pasado 18 de octubre de 2020 hubo un ritual satánico».

Precisó que la «liturgia en honor a Satanás que inició con danzas representando la algarabía de los demonios, culminando con la profanación de los templos y las imágenes de María Santísima». «Un ritual satánico requiere profanar los elementos sagrados de la Iglesia, generalmente la Eucaristía, los sacramentales o las imágenes religiosas; ya sea para destruirlas o bien para ser usadas en otros actos que simbolizan una ofensa a Dios. Quemar la iglesia de San Francisco de Borja es un acto que va más allá del anarquismo, más allá del ofender y atacar a la institución de carabineros. Satanás y sus seguidores se sirven de los incautos estimulando la euforia del odio, la violencia y la soberbia, como condimento de este ritual dedicado al demonio que pretende dejar una huella como mensaje: Muerte al Nazareno; pretenciosa frase que suele utilizar el demonio para dirigirse a Jesús. Pero el ritual, esta catequesis satánica que fue posible ver en vivo por la televisión, requería ofender a María. Es muy significativo que hayan elegido quemar la Parroquia de la Asunción, pues el último dogma mariano declarado por la Iglesia es la Asunción de María al Cielo, triunfante y gloriosa ante Dios», indicó.

Puede interesarle: Izquierdistas incendian 2 templos católicos en Chile

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre