Denuncian que la conversión de Santa Sofía en mezquita discrimina a los cristianos

La fundación pontificia 'Ayuda a la Iglesia Necesitada' aseveró que la conversión de la anterior basílica Santa Sofía de Estambul en mezquita "refuerza el permanente debilitamiento y la discriminación de los cristianos y demás minorías religiosas en toda la región".

Santa Sofía cristianos
Foto: YouTube El Mundo.

La fundación pontificia ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ (ACN) denunció que la conversión de la anterior basílica Santa Sofía de Estambul en mezquita «refuerza el permanente debilitamiento y la discriminación de los cristianos y demás minorías religiosas en toda la región», en un comunicado difundido el viernes 24 de julio. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, firmó el 10 de julio pasado un decreto para convertir en un lugar de culto para musulmanes -función que cumplió durante el Imperio Otomano- a la antigua catedral bizantina -inaugurada en el año 537-que en su origen fue dedicada a la Sabiduría Divina. En 1934, Santa Sofía fue convertida en museo. El Papa Francisco lamentó la decisión del presidente turco.

El presidente ejecutivo internacional de ACN, Thomas Heine-Geldern, indicó que ve «con preocupación» esta situación, dado que «una vez más se instrumentaliza un tema religioso en aras del poder político en el país». Precisó que comprende la indignación de los cristianos que viven en Turquía y en Oriente Próximo tras la decisión de Erdogan. «A pesar de afirmaciones asegurando lo contrario y también de normas constitucionales, estos grupos suelen ser tratados como ciudadanos de segunda clase y sienten que sus raíces y su identidad se desdibujan cada vez más», lamentó.

Además, Heine-Geldern aseveró que «observa con escepticismo la dimensión de las reacciones negativas a nivel, expresadas por numerosos Estados y políticos». «Y es que, mientras la indignación en torno a la conversión de este edificio religioso -Santa Sofía- es grande, la continua violencia y discriminación contra los cristianos y otras minorías religiosas en muchos países del mundo, a veces incluso promovidas por los mismos Estados, reciben poca o ninguna atención», explicó.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre