Cardenal Vallini beatifica a Carlo Acutis

El cardenal y legado pontificio para las basílicas de San Francisco y Santa María de los Ángeles, Agostino Vallini, beatificó a Carlo Acutis, el joven italiano fallecido en 2006 cuando tenía 15 años y conocido como el 'ciberapóstol de la Eucaristía', en la basílica de San Francisco de Asís. Vallini destacó en su homilía que los rasgos distintivos de la fe de Carlo Acutis son la "oración y misión". Francisco recordó al nuevo beato como un "enamorado de la Eucaristía" al finalizar el rezo del Ángelus.

El cardenal y legado pontificio para las basílicas de San Francisco y Santa María de los Ángeles, Agostino Vallini, beatificó a Carlo Acutis, el joven italiano fallecido en 2006 cuando tenía 15 años y conocido como el ‘ciberapóstol de la Eucaristía’, en una ceremonia en la basílica de San Francisco de Asís, el sábado 10 de octubre. Los padres del nuevo beato acompañaron la procesión en la que el corazón de Acutis fue llevado en un relicario hasta el altar, donde fue adornado con velas y flores.

«Concedemos que el venerable Siervo de Dios, Carlo Acutis, laico, que, con el entusiasmo de la juventud cultivó la amistad con el Señor Jesús poniendo la Eucaristía y el testimonio de la caridad en el centro de su vida, desde ahora en adelante sea llamado Beato y que cada año se celebre en los lugares y según las reglas establecidas por el derecho, el 12 de octubre, día de su nacimiento al cielo», precisó el cardenal Vallini, en la fórmula de beatificación de Carlo Acutis. Los padres del nuevo beato acompañaron la procesión en la que el corazón del joven fue llevado en un relicario hasta el altar, donde fue adornado con velas y flores. Luego de unos momentos de veneración de la reliquia de Carlo Acutis, el cardenal continuó con la ceremonia.

Vallini destacó en su homilía que los rasgos distintivos de la fe del beato Carlo Acutis son la «oración y misión». «Desde pequeño, sintió la necesidad de la fe y tenía su mirada dirigida hacia Jesús. El amor a la Eucaristía fundó y mantuvo viva su relación con Dios. A menudo decía ‘La Eucaristía es mi autopista al cielo'», reflexionó. Precisó que Acutis tenía una vocación catequética desde pequeño, dado que para anunciar el Evangelio «utilizó todos los medios, incluidos los modernos medios de comunicación social». Indicó que él los «sabía utilizar muy bien, en particular Internet, que consideró un regalo de Dios y una herramienta importante para encontrar a las personas y difundir los valores cristianos». Al día siguiente, Francisco recordó a Carlo Acutis como un «enamorado de la Eucaristía» al finalizar el rezo del Ángelus, el domingo 11 de octubre. «Su testimonio indica a los jóvenes de hoy que la verdadera felicidad se encuentra poniendo a Dios en primer lugar y sirviéndole en nuestros hermanos», indicó el Papa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre