Beatifican al sacerdote polaco Jan Macha, decapitado con una guillotina por el nazismo

El cardenal Marcello Semeraro recordó que el padre Jan Macha, pese a que fue perseguido, golpeado y maltratado, «seguía inflexible en su voluntad de imitar al Maestro, aceptando con serenidad su propia condena». Macha tenía 28 años cuando fue asesinado y solo había servido 1257 días como presbítero.

Beatifican al sacerdote polaco
Foto: EpiskopatNews vía Flickr/CNA.

El cardenal y prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Marcello Semeraro, presidió la ceremonia en la catedral de Cristo Rey en Katowice, el sábado el 20 de noviembre, en la que beatifican al sacerdote polaco Jan Macha, que fue decapitado con una guillotina por el nazismo, durante la Segunda Guerra Mundial. Jan Macha tenía 28 años cuando murió y solo había servido 1257 días como sacerdote. Su cuerpo nunca fue recuperado y se cree que fue incinerado en el campo de concentración de Auschwitz. La beatificación del presbítero masacrado por odio a la fe en 1942 estaba programada para el 17 de octubre de 2020, pero se pospuso debido a la pandemia de COVID-19. Macha es uno de los miles de clérigos católicos asesinados durante la ocupación alemana nazi de Polonia de 1939 a 1945. Los nazis asesinaron a 868 clérigos católicos polacos en el campo de concentración de Dachau, una vez descrito como ‘el cementerio de sacerdotes más grande del mundo’.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El purpurado indicó en la homilía que el testimonio del padre Jan Franciszek Macha, conocido como Hanik «es, en la historia de la Iglesia en la Alta Silesia, una página de fe y amor verdaderamente heroicos». Macha nació el 18 de enero de 1914 en Chorzów Stary, un pueblo de la provincia de Silesia, en el sur de Polonia. En 1934 ingresó en el Seminario Teológico de Silesia. Fue ordenado sacerdote para la arquidiócesis de Katowice el 25 de junio de 1939, solo 3 meses antes de que la Alemania nazi invadiera Polonia. Tras una sustitución de 2 meses en su parroquia natal, el 10 de septiembre asumió el cargo de vicario en la iglesia parroquial de San José en Ruda Śląska. Durante la ocupación, desarrolló una animada actividad caritativa entre las familias polacas afectadas por la ocupación. Macha era miembro de un grupo clandestino, con nombre en código ‘Konwalia’ —Lirio de los valles—, que ayudaba a los necesitados. También publicó el periódico clandestino ‘Świt’ —Dawn—. El purpurado aseguró que «mientras la violencia y los abusos de la guerra hacían estragos en Polonia y en todo el mundo, —Jan— entendió que solo la fe y la caridad permiten reconocer la dignidad inalienable de cada persona, creada a imagen y semejanza de Dios». Macha fue arrestado por la policía secreta de la Alemania nazi el 5 de septiembre de 1941 en una estación de tren en Katowice.

Semeraro recordó en la Misa en la que beatifican al sacerdote polaco que el padre Jan Macha fue perseguido, golpeado y maltratado tras su detención, y que es en este largo sufrimiento que «seguía inflexible en su voluntad de imitar al Maestro, aceptando con serenidad su propia condena». Tras unos interrogatorios humillantes, Macha fue condenado a muerte por decapitación en una breve audiencia en Katowice el 17 de julio de 1942. Fue ejecutado por guillotina en una prisión de Katowice el 3 de diciembre de ese año, pese a los esfuerzos de su madre por obtener el perdón. «Voy ante el Juez Todopoderoso que ahora me juzgará. Espero que me acepte. Mi deseo era trabajar para Él, pero no me fue dado. ¡Gracias por todo! Muero con la conciencia tranquila. He vivido poco tiempo, pero creo que he conseguido mi objetivo. No desesperes. Todo estará bien. El bosque, aunque haya un árbol menos, seguirá siendo un bosque. Sin una golondrina, llegará la primavera, y sin un hombre, el mundo no se derrumbará», precisó el presbítero polaco, en una carta escrita a su familia unas horas antes de su decapitación.

En polaco. 

Puede interesarle: «Día del martirio del clero polaco» para conmemorar a víctimas de nazismo y comunismo

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre