Aumentan amenazas a comunidades cristianas en Níger

El presbítero y misionero de la Sociedad de Misiones Africanas Mauro Armanino indicó que las comunidades cristianas de las aldeas de Níger son atacadas con frecuencia. «Los desplazados de las aldeas de la parroquia del padre Pierluigi Maccalli, secuestrado y luego liberado, se están vaciando y los niños se ven obligados a interrumpir sus estudios o a ir a otro lugar para continuarlos», enfatizó. 

Aumentan amenazas a comunidades cristianas
Foto archivo: Templo cristiano atacado. Issouf Sanogo/Agence France-Presse/Le Devoir.

El sacerdote y misionero de la Sociedad de Misiones Africanas Mauro Armanino es uno de los que denunció que aumentan las amenazas a las comunidades cristianas en Níger, tras volver a escribir a ‘Fides’ sobre otro ataque cerca de la arquidiócesis de Niamey, en el que «colocan un artefacto explosivo en la carretera que lleva de Niamey a la frontera con Burkina Faso», el 27 de noviembre pasado. Sostuvo que el hecho «impidió al párroco y a los religiosos visitar y consolar a los numerosos fieles de la parroquia de Makalondi».

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

Indicó que las comunidades cristianas de las aldeas son atacadas con frecuencia, aunque no son las únicas que pagan en términos de amenazas e intimidaciones a causa de su fe. Afirmó que la jurisdicción eclesiástica de Niamey se esfuerza por garantizar la alimentación y los gastos de escolarización de los alumnos de primaria de los sectores de Makalondi y Torodi, a menos de 100 kilómetros de la capital. «Los desplazados de las aldeas de la parroquia del padre Pierluigi Maccalli, secuestrado y luego liberado, se están vaciando y los niños se ven obligados a interrumpir sus estudios o a ir a otro lugar para continuarlos», enfatizó, tras indicar que aumentan las amenazas a las comunidades cristianas.

Recientemente, un convoy militar francés fue bloqueado en la ciudad burkinabé de Kaya en su ruta de Costa de Marfil a Malí por cientos de manifestantes enojados por el fracaso de las fuerzas francesas en la contención del terrorismo. Frente al sentimiento antifrancés extendido de Malí a Burkina Faso y, al menos en parte, a Níger, se teme que se produzcan nuevas amenazas para los agricultores y, en particular, para las comunidades cristianas. «El uso de artefactos explosivos improvisados a lo largo de la carretera que conduce a la frontera es un hecho nuevo y preocupante de la creciente capacidad de los grupos armados para sembrar la muerte y la desolación», explicó Armanino.

Puede interesarle: Cristianos de Níger «rezan en los patios de sus casas, reunirse en las iglesias es peligroso» tras amenazas

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre