UN OBISPO HABLA A OTRO OBISPO FRATERNALMENTE SOBRE LA CRISIS DE LA IGLESIA Y DE LA FE EN EUROPA.

Por Alejandro Antonio Zelaya.

Retomando el tema de la Carta del presidente de la Conferencia Episcopal polaca, Mons. Gadecki, al presidente de la Conferencia episcopal alemana, Mons. Bätzing, se podría resumir en su «fraterna intención de obispo a obispo» de dar ánimo a su par en estos momentos difíciles de la Iglesia. La crisis de Ella en Europa se debe a la crisis de la fe que existe en dicho continente.

Citando la Carta a los Gálatas en la cual Pablo dice que no hay otro Evangelio, sino que hay gente que los está perturbando y quiere alterar el Evangelio de Cristo (Gal. 1,7), el obispo de Polonia refiere que en tiempos difíciles como los de hoy, muy parecidos a los que vivían los cristianos de Galacia, hace falta que la Iglesia en la autoridad del Papa y los obispos contengan con énfasis para no permitir desvíos de las enseñanzas de Jesús.

Más adelante Gadecki se refiere a los ‘Diálogos con Pablo VI’ de Jean Guitton. Es bueno recordar que con este  libro se dio un hecho sin precedentes en la historia de la Iglesia: un Papa dialogaba por primera vez de una manera tan fraterna con un filósofo laico. Con esto se revelaba la marcada sensibilidad moderna de Pablo VI, su escucha de las aspiraciones y las angustias de sus contemporáneos, ante las cuales «aparece como un padre fraternal, deseoso de hablar con los hombres, sus hermanos y sus hijos, de hacerse oír, de hacerse comprender». Citando a este libro, el obispo polaco dice: «Todos los verdaderos amigos de la naturaleza humana y de la verdadera felicidad del ser humano —creyentes y no creyentes— agradecerán, aun cuando protestaran y se resistieran, a la autoridad». No hay que rebajar ni disminuir los ideales, aun cuando cuesten a la naturaleza humana. Esto lo dirían también los sabios, los héroes, los santos, los profetas en Israel y los apóstoles de la Iglesia. Por lo tanto no hay que disminuir los ideales ni suavizar el concepto de perfección o de lo que es verdaderamente pecado, dice el obispo.

El padre Alejandro Antonio Zelaya es licenciado en Psicología y miembro del Equipo de Formación Permanente del Clero de la diócesis de Avellaneda-Lanús.

UN OBISPO HABLA A OTRO OBISPO FRATERNALMENTE SOBRE LA CRISIS DE LA IGLESIA Y DE LA FE EN EUROPA.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre