Religiosas de la Cruz hablan del cierre de su comunidad en Nicaragua

Las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús abordaron el cierre de su comunidad en Matagalpa, en un comunicado firmado por la superiora general, Madre Teresa Morán Chávez. Las monjas que abandonaron Nicaragua fueron recibidas por las Hermanas de la Cruz en México, tal como informó la congregación, el martes 20 de septiembre.

Religiosas de la Cruz hablan del cierre
Foto: Facebook Religiosas de la Cruz Matagalpa.

Las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús hablan del cierre de su comunidad en Matagalpa, Nicaragua, en un comunicado firmado por la superiora general, Madre Teresa Morán Chávez, que fue compartido en su cuenta de Facebook, el jueves 22 de septiembre. La congregación informó el martes 20 de septiembre que las religiosas que abandonaron Nicaragua fueron recibidas por las Hermanas de la Cruz en México.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Precisaron que el cierre es por «el vencimiento de las residencias de las hermanas que formaban parte de esa comunidad», «problemas de salud de las hermanas» y por «la escasez de personal en la Congregación para poder reforzar esa comunidad». «Agradecemos al Señor todo lo que la Iglesia que peregrina en Matagalpa nos regaló a través del amor y cuidado de los pastores, sacerdotes y fieles laicos y laicas que nos acogieron con mucho cariño», indicó la congregación de las Religiosas de la Cruz que hablan del cierre.

‘ACI Prensa’ afirmó anteriormente que según reveló una fuente reservada, que conoce a la congregación, se trató de una salida forzada por las presiones de funcionarios del Estado. La fuente cercana a las religiosas, que pidió mantener el anonimato por razones de seguridad, sostuvo que «su salida se debió a la presión que ejercían trabajadores públicos del Estado para conocer de dónde procedía cada ayuda que recibían las hermanas, hasta en las más mínimas pequeñas donaciones». Explicó que se trató de algo absurdo «porque ellas, al igual que las parroquias viven de las ofrendas que dan nuestros fieles», además de enfatizar que «no se les renovó la residencia a hermanas extranjeras y tuvieron que abandonar el país antes».

«La comunidad religiosa que es de vida semicontemplativa, no era posible sostenerla solo con tres hermanas, ya que su carisma es mantener una adoración constante con Jesús Sacramentado, por tal motivo sus superiores vieron que lo mejor era cerrar la casa que tenían aquí en Matagalpa. Las únicas 3 hermanas que quedaban, son las 3 de la foto que subieron hace poco. Siempre estaban entre 6 o más. Habían venido saliendo meses antes, especialmente las que no les renovaron su permiso de residencia», indicó.

Puede interesarle: Gobierno sandinista expulsa a otra congregación religiosa

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre