Obispos de Sudán del Sur exigen llevar ante la justicia a los asesinos de las hermanas Mary y Regina

Los prelados de Sudán del Sur pidieron a las autoridades que los asesinos de las hermanas Mary Daniel Abut y Regina Roba, masacradas en una emboscada, «sean identificados y llevados ante la justicia». «Ya no podemos aceptar que se hable genéricamente de ‘pistoleros desconocidos'. La comunidad local suele saber quiénes son los asesinos, pero siempre consiguen salir impunes», denunciaron.

Obispos de Sudán del Sur exigen
Foto: Entierro de las religiosas asesinadas en agosto pasado. Global Sisters Report.

Los obispos de Sudán del Sur exigen identificar y llevar ante la justicia a los asesinos de las hermanas Mary Daniel Abut y Regina Roba, religiosas de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús que fueron asesinadas en una emboscada en la carretera tras asistir a una Misa, en una carta a las autoridades políticas, luego de la asamblea celebrada en Juba el 14 y 15 de septiembre pasado. Las monjas, asesinadas a sangre fría, iban junto a algunas religiosas y otros fieles cuando unos hombres armados atacaron el vehículo en el que se transportaban.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

«Condenamos sin reservas el asesinato, el 16 de agosto, de nuestras queridas hermanas del Sagrado Corazón, Mary Daniel Abut y Regina Roba, y de sus acompañantes en la carretera Juba-Nimule. Y aunque pedimos el perdón y la reconciliación, también exigimos que los asesinos sean identificados y llevados ante la justicia. Ya no podemos aceptar que se hable genéricamente de ‘pistoleros desconocidos’», indicaron los prelados, tras aseverar que «la comunidad local suele saber quiénes son los asesinos, pero siempre consiguen salir impunes».

Rechazaron los intentos de utilizar «la tragedia para hacer descarrilar el proceso de paz». «Nuestro país está oficialmente en paz, pero hay muchos de nuestros conciudadanos que sufren la violencia a diario», enfatizaron los obispos de Sudán del Sur, que exigen justicia por las religiosas asesinadas. Precisaron que algunos representantes de la fe cristiana pagaron en persona por su testimonio de fe en el país, al recordar algunos de los últimos ataques violentos sufridos por hombres, mujeres y bienes de la Iglesia católica. Entre ellos, el caso del obispo electo de Rumbek, Christian Carlassare, que gravemente herido en una emboscada en abril pasado.

Puede interesarle: Arzobispo de Sudán del Sur: «Las hermanas Mary y Regina son nuestras mártires»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre