Obispos de Escocia alertan que nuevo proyecto de ley podría criminalizar la Biblia y el Catecismo

La Conferencia Episcopal de Escocia indicó que el nuevo proyecto de ley de 'Crímenes de Odio y Orden Público' podría criminalizar la Biblia y el Catecismo, de modo especial el artículo 5 que podría conducir a la censura de la enseñanza católica.

Obispos de Escocia
Foto: Archivo Conferencia Episcopal de Escocia.

La Conferencia Episcopal de Escocia, presidida por Hugh Gilbert, alertó que el nuevo proyecto de ley de ‘Crímenes de Odio y Orden Público’ del gobierno podría criminalizar la Biblia y el Catecismo, de modo especial el artículo 5 que podría conducir a la censura de la enseñanza católica en el país, en una declaración enviada al Comité de Justicia del Parlamento escocés que examina la iniciativa, el miércoles 29 de julio.

«Nos preocupa que la sección 5 del proyecto de ley cree un delito de posesión de material inflamatorio que, si se toma con el bajo umbral contenido en él, podría causar que material como la Biblia, el Catecismo de la Iglesia Católica y otros textos como las presentaciones de la Conferencia de Obispos de Escocia a las consultas gubernamentales, sean tomados como inflamatorios bajo la nueva disposición», indicaron los prelados, frente a la legislación presentada por el Gobierno escocés el 23 de abril, que crea un nuevo delito que consiste en provocar odio contra cualquiera de los grupos protegidos cubiertos por el proyecto de ley, que incluyen raza, religión, orientación sexual y la llamada ‘identidad transgénero’ (sic).

Los obispos de Escocia reiteraron su reciente presentación al Gobierno sobre la propuesta de revisión de la denominada ‘Ley de Reconocimiento de Género 2004’, en la que ratifican la enseñanza de la Iglesia que afirma «que el sexo y el género no son fluidos y cambiables, y que hombres y mujeres son complementarios y ordenados para la creación de nueva vida». «Tales pronunciamientos, que se sostienen ampliamente, podrían ser percibidos por otros como un abuso de su propia cosmovisión personal y probablemente, despertar odio», sostuvieron. «Los obispos expresaron su preocupación por la falta de claridad en torno a las definiciones y un umbral potencialmente bajo para cometer un delito, que temen, podría conducir a un ‘diluvio de reclamos vejatorios'», explicó Anthony Horan, director de la Oficina Parlamentaria Católica de Escocia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre