Obispo Jofré: «Nuestra sociedad ve en la ancianidad una molestia que hay que evitar»

El obispo de Villa María, Samuel Jofré, denunció que «de muchas maneras nuestra sociedad combate la fragilidad de la ancianidad». «Tenemos que encomendar que la familia esté sana y cuiden a sus hijos; los hijos a sus padres, a los abuelos. Pidámosle a la Santísima Virgen quien fue virginalmente fecunda en su hijo Jesús; pero también fecunda espiritualmente en sus apóstoles, discípulos y la Iglesia toda», exhortó.

Obispo Jofré: «Nuestra sociedad
Foto: YouTube Catedral Santuario Villa María.

El obispo de Villa María, Samuel Jofré, aseveró que nuestra sociedad «no ve en la ancianidad una oportunidad para suscitar generosidad, sino como una molestia que hay que evitar», en la homilía de la Misa que presidió el 25 de julio pasado, en el día que la Iglesia celebra la primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores por iniciativa del Papa Francisco. El prelado reflexionó también sobre el Evangelio dominical sobre la multiplicación de los panes y los peces.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

«Los ancianos y abuelos son depositarios de tesoros de experiencia, memoria y sabiduría que en este intercambio amoroso en la familia y la comunidad enriquece a todos. Sin embargo estamos viendo como de muchas maneras nuestra sociedad combate la fragilidad de la ancianidad. No ve en la ancianidad una oportunidad para suscitar generosidad, sino como una molestia que hay que evitar», lamentó el obispo Jofré, tras mencionar que en nuestra sociedad países europeos aprueban leyes que se difunden en otras naciones. «Holanda a la cabeza, Bélgica, España, tienen leyes por las cuales matan a los ancianos; a veces con el consentimientos de ellos y otras sin», denunció. Afirmó que «es una actitud criminal que en la Argentina, no está dicho oficialmente, pero que según los esquemas de los gobiernos, no están lejos de esos pensamientos; porque si se mata a los niños por nacer, es perfectamente lógico y predecible que se maten a los abuelos que estorban».

Reiteró que «es una lógica del descarte, egoísta» y «tremendamente contraria a los planes de Dios». «Nosotros tenemos que enorgullecernos en seguir viendo a la vida como un don. Un don a multiplicar, tanto en los hijos como en los ancianos que Dios nos encomienda para cuidar. Para vivir bien esto la unidad de la familia es fundamental; pero también es fundamental que la Iglesia se encuentre como familia. Tenemos que encomendar que la familia esté sana y cuiden a sus hijos; los hijos a sus padres, a los abuelos. Pidámosle a la Santísima Virgen quien fue virginalmente fecunda en su hijo Jesús; pero también fecunda espiritualmente en sus apóstoles, discípulos y la Iglesia toda», enfatizó Jofré. Al referirse al Evangelio, el prelado sostuvo que «a la hora de hacer milagros Jesús podría haber puesto el pan milagrosamente en el plato o en las manos de cada uno de modo instantáneo; pero Dios no lo quiso así porque su modo divino de actuar es precisamente por el trabajo y la generosidad».

Explicó que «nuestra Patria es un ejemplo impresionante de hacer exactamente lo contrario». «En la Argentina se multiplica la pobreza desde hace mucho tiempo. Una de las razones por las cuales se multiplica la pobreza es precisamente porque no respetamos este estilo divino de actuar. Nuestros gobiernos pretenden repartir lo ajeno por la fuerza quitando libertades de tantas maneras; haciéndonos creer que sin trabajo la riqueza se multiplica. Imprimen billetes y piensan que de esa manera se multiplica la riqueza. No es así, los hechos lo demuestran», recordó, al precisar que «el colmo de esa actitud es la medida de hace pocos meses, en prohibir la exportación de carne como un gesto de tremendo egoísmo en decir que la carne es para nosotros solos, los otros pueblos que se las arreglen». «Dios no va a dejar de castigar esa actitud egoísta que quita alimento a otros pueblos que la necesitan. Genera pobreza para nosotros. Es doloroso y triste. Nuestro planteo no es ni económico, ni político: es religioso. Porque se trata de colaborar con Dios y no de imitar falsamente a Dios. Esto tiene una raíz muy profunda en la naturaleza humana porque la fecundidad que multiplica es propia del amor», explicó.

Puede interesarle: Obispo Jofré: «No hay mayor obra del amor de Dios en este mundo que la Eucaristía»

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre