Niño de zona rural de Buenos Aires caminó 11 kilómetros de barro para recibir la Confirmación

Maximiliano Pavillaux es un niño de 11 años de la zona rural de Suipacha, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, que caminó 11 kilómetros de barro para recibir la Confirmación. Su historia llegó al Papa Francisco, quien le envió su bendición apostólica y un obsequio desde Roma.

Niño de zona rural de Buenos Aires

Maximiliano Pavillaux es un niño de 11 años de la zona rural de Suipacha, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, que decidió caminar 11 kilómetros de barro para recibir la Confirmación el 11 de noviembre pasado, debido a las condiciones climáticas. La noche anterior a la Confirmación, y en medio de una incesante lluvia, Carola y Rolando, sus papás, comenzaron a preocuparse porque los vehículos de la familia no iban a poder recorrer el camino para llegar hasta el pueblo, y el tractor que usan en el campo se había roto esa misma semana. Maxi aceptó caminar 11 kilómetros en el barro, por lo que salieron a las 7 para poder llegar a la ceremonia a las 10.30. La historia de Maximiliano llegó al Papa Francisco, quien le envió su bendición apostólica y un obsequio desde Roma.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

 

«Las botas se hundían en el barro, nos deslizábamos», recordó Maximiliano en diálogo con ‘ACI Prensa’. «Cuando seas grande, vas a tener una buena anécdota para contar», indicó el papá, que bromeaba con el pequeño en el camino. El niño recibía de su catequista Eva el material de estudio que le envía cada semana a su casa, ubicada a 15 kilómetros de la zona urbana. Al llegar a la parroquia Nuestra Señora del Rosario, ella lo esperaba entre lágrimas. El sacerdote que ofició la Misa mencionó la proeza del pequeño como un ejemplo a seguir, por lo que muchos luego se acercaron a felicitarlo. En los últimos días, la historia de Maximiliano llegó a oídos del Papa Francisco, quien le envió su bendición apostólica y un obsequio desde Roma.

El diploma con la bendición apostólica y los obsequios del Pontífice le fueron entregados en una Misa presidida por el obispo auxiliar de Mercedes-Luján, Mauricio Landra, quien viajó solamente a Suipacha para poner en sus manos el reconocimiento, el domingo 3 de diciembre. «No paro de llorar», precisó la mamá de Maxi a ‘ACI Prensa’, y destacó la calidez de la comunidad de Suipacha, que se acercó a acompañar a su hijo y también le llevaron regalos. «Todos estaban muy contentos», aseguró Maxi, al enfatizar que incluso sus compañeros de escuela rural se mostraron «impresionados». «Jesús los espera y va a estar siempre con ellos, al igual que conmigo», recordó el niño, a los demás que se preparan para recibir la Confirmación.

Puede interesarle: Inundación de templo no impide ceremonia de Matrimonio en Filipinas

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre