Iglesia en México entroniza estatua de san José Sánchez del Río en Santuario de los Mártires

Una estatua de tamaño natural de 1,70 metros de altura de san José Sánchez del Río fue entronizada en el Santuario de los Mártires en Jalisco, durante una Misa presidida por el cardenal y arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles.

Iglesia en México entroniza estatua
Foto: Facebook Cardenal Francisco Robles.

La Iglesia en México entroniza una estatua de tamaño natural —de 1,70 metros de altura— de san José Sánchez del Río en el Santuario de los Mártires en Jalisco, en una Misa presidida por el cardenal y arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles, el sábado 16 de octubre, al cumplirse 5 años de su canonización. El Papa Francisco declaró santo a san José Sánchez en 2016.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

La escultura de bronce, con un peso aproximado de 130 kilos, es obra del escultor mexicano Carlos Espino, quien falleció hace 2 años. El sacerdote y rector del Santuario de los Mártires Mexicanos, Gerardo Aviña Ortiz, sostuvo que la estatua «refleja muy bien el sufrimiento de Joselito», dado que es el momento que va a su muerte, «pero que es lo que le hace seguir caminando y seguir sufriendo: la fe viva en la vida eterna, por eso su expresión, ‘nunca fue tan fácil ganarse el cielo’». Robles exhortó a los jóvenes a mirar «testimonio y ejemplo» de san José Sánchez del Río, en la homilía de la Misa en la que la Iglesia en México entroniza una estatua de san José Sánchez.

«Lean su biografía, medítenla, compártanla, y vean que no obstante la escasez de los años, de la experiencia, se puede encontrar el pleno y total sentido de la vida», pidió. «Vale la pena, queridos jóvenes, que miren el testimonio de un joven, nacido en el seno de una familia cristiana común y corriente, pero que tuvo él el valor de descubrir a Cristo y de serle fiel», recordó el purpurado, quien animó también a los católicos a darle «gracias a Dios por el testimonio de nuestros mártires mexicanos de Cristo Rey». San José Sánchez del Río, conocido como san Joselito, fue torturado cuando tenía casi 15 años por negarse a renunciar a la fe católica, durante la Guerra Cristera. Frente a su tumba, las tropas del gobierno de Plutarco Elías Calles lo colgaron de un árbol y lo acuchillaron.

Puede interesarle: Obispo de México: «Que el gobierno pida perdón por asesinados por autoridades durante la Cristiada»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre