Francisco inicia visita a Kazajistán

El Pontífice comenzó su 38 viaje apostólico, el martes 13 de septiembre, tras aterrizar en el aeropuerto de Nur Sultán, capital de Kazajistán, país al cual llegó para participar del VII Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales. En su discurso a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático de Kazajistán, defendió que «la libertad religiosa constituye el mejor cauce para la convivencia civil».

Francisco inicia su visita a Kazajistán, el martes 13 de septiembre, tras aterrizar —después de 6 horas y media de viaje— en el aeropuerto de Nur Sultán, capital del país de Asia Central, al cual llegó para participar del VII Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales. El Pontífice, al igual que a la ida, no bajó por la escalera del avión sino que fue transportado en silla de ruedas a través de un ascensor. Kazajistán, azotado por el comunismo, es el 9 país más grande del mundo, con 19.000.000 de habitantes, donde el 1% de la población es católica.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El Papa fue recibido por el presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, y 2 jóvenes con trajes tradicionales le ofrecieron flores. Tras la presentación de las Delegaciones y la Guardia de Honor, Tokayev lo acompañó a la Sala VIP del aeropuerto, donde se desarrolló un breve encuentro. Después de la visita de cortesía al mandatario, Francisco tuvo una reunión con las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático de Kazajistán, en su 38 viaje apostólico. En su primer discurso en la ‘Sala de Conciertos Qazaq’, precisó que viajó al país «como peregrino de paz, en busca de diálogo y unidad».

El Pontífice aseguró que es un honor participar en el VII Congreso de Líderes de las Religiones mundiales y tradicionales. «Oportunamente la Constitución de Kazajistán, al definirlo laico, prevé la libertad de religión y de credo», enfatizó el Papa Francisco, quien inicia visita a Kazajistán. «Una laicidad sana, que reconozca el rol valioso e insustituible de la religión y se contraponga el extremismo que la corroe, representa una condición esencial para el trato equitativo de cada ciudadano», destacó, al defender que «la libertad religiosa constituye el mejor cauce para la convivencia civil».

Puede interesarle: Kirill no se reunirá con Francisco en Kazajistán

3 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre