DIÁLOGO VIVO CON SAN JUAN DE LA CRUZ: CONVERSACIONES SUBIENDO AL MONTE (26).

Continuación de Diálogo vivo con san Juan de la Cruz: Conversaciones subiendo al monte (25).

Por Silvio Pereira.

26. Los sentimientos espirituales

Mi estimadísimo Doctor y amigo, Fray Juan de la Cruz, nos vienes enseñando y describiendo con magistral ciencia cuáles son las manifestaciones interiores que el alma puede experimentar en la Unión, consignando su valor, previniéndonos de los peligros y aclarándonos los verdaderos efectos salutíferos que producen. Ahora, para bien de nuestros lectores, alguna palabra nos dirás acerca del dinamismo afectivo.

«Estos sentimientos espirituales distintos pueden caer en dos maneras. La primera, son sentimientos en el afecto de la voluntad; la segunda, son sentimientos en la sustancia del alma.

Los de la voluntad, cuando son de Dios, son muy subidos; mas los que son de la sustancia del alma son altísimos y de gran bien y provecho. Los cuales ni el alma ni quien la trata pueden saber ni entender la causa de donde proceden, ni por qué obras Dios los haga.

…dalo Dios a quien quiere y por lo que él quiere; porque acaecerá que una persona se habrá ejercitado en muchas obras, y no la dará estos toques; y otra en muchas menos, y se los dará subidísimos y en mucha abundancia.

…no es menester que el alma esté actualmente empleada y ocupada en cosas espirituales, aunque estarlo es mucho mejor para tenerlos…

…unos son distintos y que pasan presto; otros no son tan distintos y duran más» (SMC L2, Cap. 32,2).

El primer concepto que debemos destacar es el de «gratuidad». ¿Por qué sobrevienen en la voluntad o en el centro del alma estos «sentimientos espirituales»? Porque Dios quiere hacer estos toques. ¿Por qué pues quiere hacerlos? Porque quiere y nada más. El alma amada no encuentra ciertamente proporción ni necesaria lógica razonable. Quien es Amor ama porque ama.

Obviamente en el proyecto de Dios tienen su sentido pero… ¿quién ha podido penetrar en los pensamientos de Dios? Misteriosos son sus caminos de bendición.

También Fray Juan distingues donde operan: en la potencia de la voluntad, donde claro su efecto pasará más pronto y moverá más puntualmente a nivel existencial; o en la sustancia del alma cuyo efecto permanecerá más y producirá una transformación más esencial.

Necesito por mi cuenta hacer una aclaración a nuestros lectores. Sobre todo porque vivimos en un mundo muy pendiente del factor emocional. Estos «sentimientos espirituales» poco tienen que ver con lo que habitualmente experimentamos como emociones, sentimientos o estados de ánimo. No debemos olvidar que no estamos en el terreno de la vida activa sino en el de la experiencia infusa. Como el entendimiento era sobrepasado por la luz sobrenatural y resplandeciente de la fe, no anulado sino elevado y misteriosamente madurado para el encuentro con el Misterio; así también sucede con lo que solemos denominar «vida afectiva». El mundo de los afectos ha sido purgado y transformado en la experiencia mística. Por eso lo que aquí se dice solo puede referirse analógicamente a la experiencia emocional.

En algún escrito personal he asignado a la repercusión afectiva que el orante experimenta en el encuentro con Dios sin haber aún entrado en recogimiento infuso, «sensaciones». Aquellas «sensaciones» de la oración activa pasan, son purificadas y elevadas, dejan lugar en la contemplación al «sentido». Aquellas eran por así decirlo más conexas a la corporeidad, las otras son más puramente espirituales.

«…sean los toques de Dios que los causan repentinos, ahora sean durables y sucesivos- redunda en el entendimiento aprehensión de noticia o inteligencia, la cual suele ser un subidísimo sentir de Dios y sabrosísimo en el entendimiento…» (SMC L2, Cap. 32,3).

«…las noticias de ellos se reciben pasivamente en el entendimiento sin que él haga nada de su parte. De donde, para no errar en ellos ni impedir su provecho, él tampoco ha de hacer nada en ellos, sino haberse pasivamente acerca de ellos, sin entrometer su capacidad natural» (SMC L2, Cap. 32,4).

Finalmente estos «sentimientos espirituales» repercuten o resuenan en la inteligencia a la cual le traen noticia amorosa de Dios, de su ser y de su acción. Producen «saber de amor» por así expresarlo.

Se advierte que no debe entrometer su natural discurrir intentando comprender, sino que debe aprestarse el entendimiento a recibir y dejar que aquel toque del Señor florecido en «sentimiento espiritual» le traiga y produzca en la inteligencia infusamente recogida lo que quisiere obrar en ella.

De más está aclarar a esta altura que esta «pasividad» no se debe interpretar a modo quietista como una anulación de lo humano y posesión por lo Divino; sino en clave de receptividad amorosa y abandono amante, porque no hay más humana y humanizante actividad que entregarse libremente en manos de su Dios y dejarle producir su obra.

DIÁLOGO VIVO CON SAN JUAN DE LA CRUZ: CONVERSACIONES SUBIENDO AL MONTE (26).

El Padre Silvio Dante Pereira Carro es también autor del blog Manantial de Contemplación. Escritos espirituales y florecillas de oración personal y tiene el canal de YouTube @silviodantepereiracarro.

Foto principal: YouTube El Museo Soumaya.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre