Concluyó el Año Mariano Nacional en Argentina

El obispo de Catamarca, Luis Urbanc, presidió la Misa solemne en honor a la Virgen del Valle. "Nos hemos congregado para celebrar la solemnidad de la Pura y Limpia Concepción de la Virgen María y para dar gracias por el Año Mariano Nacional que hemos ofrecido para agradecer a Dios por los 400 años de continua presencia de la Virgen Santa", indicó Urbanc. Por la tarde, miles de fieles participaron telemáticamente de la solemne procesión en honor de la Madre Morena. El Papa Francisco envió un mensaje con ocasión de la clausura del Año Mariano Nacional.

Concluyó el Año Mariano Nacional
Foto: Prensa Iglesia Catamarca.

La Iglesia en Argentina concluyó el Año Mariano Nacional el martes 8 de diciembre en conmemoración del 400 aniversario de presencia de la Virgen del Valle de Catamarca. Durante la mañana, el obispo de Catamarca, Luis Urbanc, presidió la Misa solemne. Concluida la Eucaristía, Urbanc junto con los sacerdotes concelebrantes se trasladaron hasta el Paseo de la Fe, donde se realizó la bendición del Logo del Año Mariano Nacional, en memoria del Año Jubilar por los 400 años de la presencia de la Madre del Valle. El mismo es la réplica del logo oficial del Año Mariano Nacional 2020, con sus colores, proporción y elementos que lo definen y simbolizan. Por la tarde, miles de fieles de Nuestra Señora del Valle participaron telemáticamente de la solemne procesión en honor de la Madre Morena. El Papa Francisco envió un mensaje con ocasión de la clausura del Año Mariano Nacional en Argentina.

«Nos hemos congregado para celebrar la solemnidad de la Pura y Limpia Concepción de la Virgen María y para dar gracias por el Año Mariano Nacional que hemos ofrecido para agradecer a Dios por los 400 años de continua presencia de la Virgen Santa, por medio de esta sagrada imagen, que veneramos y custodiamos en este santuario», indicó Urbanc, durante la homilía de la Misa solemne, en la que también agradeció la próxima beatificación de fray Mamerto Esquiú, el próximo 13 de marzo de 2021. Por la pandemia de COVID-19, en la Misa solemne de la mañana participó un número reducido de fieles que cumplieron las medidas sanitarias y de seguridad en el interior de la catedral basílica, y también afuera se ubicaron los que no lograron ingresar al templo. Sobre la solemnidad de la Inmaculada Concepción, Urbanc reiteró que “ella ofrece un gran mensaje de vida”.

«Ayúdanos a estar siempre atentos a la voz del Señor, que no seamos sordos al grito de los pobres, que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos, que la soledad de los ancianos y la indefensión de los niños no nos dejen indiferentes, que amemos y respetemos siempre toda vida humana«, reflexionó el prelado. Urbanc rezó frente a la imagen de la Madre del Valle la Oración por la Vida de San Juan Pablo II, uniéndose al clamor del país, en el día de la Inmaculada Concepción, para que se preserve la vida desde el vientre materno. Antes de la bendición final, rezó la Oración del Año Mariano Nacional, a los pies de la Virgen Morena.

La procesión comenzó a las 17, animada por el Área de Cultura del Espacio de Animación y Encuentro Virtual del Año Mariano Nacional y el Ministerio de Música Yanai, y fue transmitida por medios de comunicación y redes sociales, lo que permitió la presencia de fieles de todos los puntos del país. Entre cantos y oraciones, se proyectaron videos con mensajes de obispos argentinos que manifestaron su devoción a la Virgen del Valle y agradecieron a cuantos trabajaron intensamente en este Año Mariano Nacional. Algunos de los mensajes fueron del arzobispo de Bahía Blanca, Carlos Azpiroz Costa; el obispo de Zárate-Campana, Pedro Laxague; el obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz; entre otros.

A las 18, Urbanc portó la Imagen de la Virgen desde el interior del templo hasta el atrio, donde se la entregó al rector del santuario, Gustavo Flores, quien puso la venerada imagen en su trono. Las palabras finales estuvieron a cargo de Urbanc. «La Patria se debate en estos días entre la vida y la muerte, la luz y la oscuridad, necesitamos tu coraje, tu valentía, tu audacia, para decir siempre Sí a Dios y Sí a la vida. Ayúdanos a no caer en la tentación de la mentira, la hipocresía, la tibieza, la corrupción y la indiferencia, dejando así, a muchos, fuera del camino de la vida, primer derecho humano y base de los demás», aseguró el prelado, que consagró a la Virgen “a nuestra amada Argentina”. El Pontífice envió su mensaje por la conclusión de este Año Mariano Nacional convocado por los obispos —del 8 de diciembre de 2019 hasta el 8 de diciembre de 2020— para «resaltar el jubileo por los 400 años del hallazgo de la sagrada imagen de la Virgen del Valle en la provincia de Catamarca». «No se olviden que María es Madre y discípula. Es Madre de Jesús, es la que nos trajo Jesús al mundo. Y es discípula. Es la primera en seguir a Jesús, en hacer lo que Jesús dice, en obedecer», afirmó Francisco.

Puede interesarle: Catamarca vivirá un Mes de María

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre