CARDENAL PHILIPPE BARBARIN.

Por Jennifer Almendras.

El cardenal y arzobispo emérito de Lyon, Francia, Philippe Barbarin, de 72 años, nació el 17 de octubre de 1950 en Rabat, Marruecos. Barbarin fue creado cardenal por Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de octubre de 2003.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El purpurado fue ordenado sacerdote el 17 de diciembre de 1977 para la diócesis de Créteil, Francia, y es licenciado en filosofía y teología. Sirvió como vicario y capellán de estudiantes en Vincennes y como capellán de estudiantes y vicario parroquial en Saint-Maur. En Boissy-Saint-Léger fue párroco y capellán de los estudiantes y fue delegado diocesano para el ecumenismo. Fue sacerdote fidei donum y profesor de teología en el Seminario Mayor de Fianarantsoa en Madagascar, así como párroco de Bry-sur-Marne.

Juan Pablo II lo nombró obispo de Moulins el 1 de octubre de 1998, y el arzobispo de Fianarantsoa le confirió la ordenación episcopal el 22 de noviembre de 1998. Fue ascendido a la sede de Lyon el 16 de julio de 2002. Participó en el cónclave de abril de 2005, que eligió al Papa Benedicto XVI y en el cónclave de marzo de 2013, que eligió al Papa Francisco.

En abril de 2015, el purpurado aseveró que «esta sociedad excita los deseos sexuales y luego llena las prisiones por crímenes sexuales». Amor, adulterio, pornografía, dolor, fecundidad son los temas que el cardenal Barbarin de los cuales expone su opinión sobre todo en su entonces último libro. «Hace unos veinte años, la infidelidad de uno de los cónyuges entraba en consideración en caso de divorcio como falta grave. Pero actualmente no. Se piensa que el adulterio es una práctica común y que no puede ser considerado como falta grave. Pero, yo me pregunto qué significa el valor de la fidelidad, y si no se le ha vaciado de su contenido», lamentó, al referirse al adulterio. En agosto de 2016, la justicia francesa archiva denuncia contra Barbarin. En enero de 2020, fue absuelto el cardenal que fue condenado tras la acusación de no denunciar casos de abusos. Ese mismo mes, el purpurado, entonces arzobispo de Lyon, volvió a poner su cargo en manos de Francisco, a pesar de ser absuelto de los cargos. En marzo de ese año, el Pontífice aceptó la renuncia del cardenal Philippe Barbarin al frente de la arquidiócesis de Lyon.

CARDENAL PHILIPPE BARBARIN.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre