Cardenal enviado de Francisco escapa de balacera mientras repartía comida en Ucrania

El limosnero pontificio y enviado del Papa Francisco a Ucrania, Konrad Krajewski, y sus acompañantes quedaron bajo fuego y buscaron refugio mientras repartían comida a personas cerca del frente de Zaporiyia. «Por primera vez en mi vida, no sabía ni adónde correr. No es suficiente solo correr, tienes que saber a dónde ir», aseguró.

Cardenal enviado de Francisco escapa
Foto: Vatican News.

El cardenal, limosnero pontificio y enviado del Papa Francisco a Ucrania, Konrad Krajewski, escapa de una balacera mientras repartía comida a personas que se quedaron en la denominada «zona de nadie», cerca del frente de Zaporiyia, al sureste del país —que se encuentra ocupado por las tropas rusas—, cuando empezaron a caer disparos en su cercanía, el sábado 17 de septiembre. Krajewski y sus acompañantes quedaron bajo fuego y buscaron refugio.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Por primera vez en mi vida, no sabía ni adónde correr. No es suficiente solo correr, tienes que saber a dónde ir», aseguró el purpurado, quien realizó su cuarto viaje a Ucrania tras la invasión de Rusia. El cardenal enviado de Francisco, que escapa de una balacera mientras repartía comida, estaba acompañado por un militar, como guía, un obispo católico y un obispo protestante. En las fotos se ven con sus cruces pectorales, alzacuellos clerical y chaleco antibalas mientras recorrían la zona en un microbús, deteniéndose en diversas localidades a repartir sobre todo comida.

Explicó que entraron en una zona donde «fuera de los soldados no entra nadie», dado que cada vez son más frecuentes los disparos. Enfatizó que en la segunda de las etapas de la ruta empezaron a caer disparos cerca y todos huyeron con desconcierto. Afirmó que finalmente nadie quedó herido por la balacera y lograron repartir toda la ayuda del día, incluso unos rosarios bendecidos por el Pontífice. Krajewski sostuvo que las personas, en cuanto los recibían, se los ponían al cuello. El hecho ocurrió en el día en el purpurado polaco celebraba su aniversario de consagración como obispo.

Puede interesarle: El envío de Francisco de 2 cardenales a Ucrania

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre