Por Juan María Gallardo. Capítulo sexto del Directorio para la Catequesis 2020

Temas que se tratan en la octava meditación…

CAPÍTULO VI: EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
(nn. 182 a 193)

1. EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

Nota histórica

182. La Iglesia,
desde la época del Nuevo Testamento,
ha hecho sus propias fórmulas
cortas y concisas
para poder
profesar,
celebrar y
testimoniar
su fe.

En dos momentos históricos,
después del Concilio de Trento y
del Concilio Vaticano II
la Iglesia ofreció
un Catecismo de carácter universal,
punto de referencia para la catequesis.

183. En 1985,
durante el Sínodo extraordinario de los Obispos,
celebrando el vigésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II,
muchos Padres sinodales expresaron el deseo de redactar
un catecismo o compendio de la doctrina católica sobre la fe y la moral.

El Catecismo de la Iglesia Católica
fue promulgado
el 11 de octubre de 1992
por Juan Pablo II,
seguido por la editio typica latina
del 15 de agosto de 1997.

Fue el resultado de la colaboración y consulta
de todo el episcopado católico,
de numerosas instituciones teológicas y catequéticas y
de muchos expertos y especialistas en las diversas disciplinas.

El Catecismo es,
una obra colegial
y el fruto
del Concilio Vaticano II.

Identidad, propósito y destinatarios del Catecismo

184. El Catecismo es
un texto oficial del Magisterio de la Iglesia que,
recoge de forma precisa, a modo de síntesis orgánica,
los acontecimientos y verdades fundamentales,
que expresan la fe común del pueblo de Dios,
y que constituyen la referencia básica indispensable de la catequesis.

Su propósito es
ofrecer una síntesis orgánica del patrimonio
de la fe,
la espiritualidad y
la teología
de la historia de la Iglesia.

Es diferente de los catecismos locales
pero también es texto de referencia su redacción.

185. Se publicó,
en primer lugar,
para los pastores y los fieles,
especialmente para los responsables
del ministerio de la catequesis al interior de la Iglesia.

Es una norma segura para la enseñanza de la fe.

Es una respuesta clara y fiable
al derecho legítimo de todos los bautizados
de tener acceso a la presentación de la fe de la Iglesia
en su integridad y
en forma sistemática y comprensible.

186. Todo agente catequístico
podrá recibir de este texto
una valiosa ayuda para transmitir,
a nivel local,
el único y perenne depósito de la fe.

Fuentes y estructura del Catecismo

187. El Catecismo
se ofrece
a toda la Iglesia
para una catequesis renovada
en las fuentes vivas de la fe.

Fuentes,
en primer lugar: las Sagradas Escrituras,
siguiendo la visión patrística.

188. La Tradición incluye
los escritos de los Padres,
las diversas profesiones de la fe,
los Concilios ecuménicos,
el Magisterio Papal,
el ritual litúrgico oriental y occidental,
el Derecho Canónico.

También hay
citas de
escritores eclesiásticos,
santos y
doctores de la Iglesia.

Además,
las anotaciones históricas y
hagiográficas y
también se nutre de la iconografía.

189. El Catecismo
se divide
en cuatro partes:
1.- la profesión de fe (el Símbolo),
2.- la liturgia (los sacramentos de la fe),
3.- la vida del discipulado (los mandamientos),
4.- la oración cristiana (Padrenuestro).

Estas dimensiones
son el paradigma
para la formación
de la vida cristiana.

Significado teológico-catequético del Catecismo

190. El Catecismo
no es
una propuesta de método catequístico,
no da ninguna indicación al respecto,
ni debe confundirse con el proceso de la catequesis.

Todo lo que se presenta
no es
una teoría,
sino el encuentro
con una Persona
que vive en la Iglesia.

La propuesta catequística
no sigue
necesariamente
el orden de las partes
del Catecismo.

191. La estructura sinfónica del Catecismo
se puede ver
en el vínculo teológico
entre
sus contenidos y
sus fuentes,
y en la interacción
entre
la Tradición Occidental y
Oriental.

Refleja también
la unidad del misterio cristiano y
la circularidad de las virtudes teologales y
manifiesta la belleza armoniosa que caracteriza la verdad católica.

Une al mismo tiempo,
esta verdad de todos los tiempos
con la actualidad eclesial y social.

El Catecismo,
ordenado así,
promueve la importancia
del equilibrio y la armonía
en la presentación de la fe.

192. El contenido del Catecismo
manifiesta la pedagogía de Dios.
No es una expresión estática de la doctrina,
sino un instrumento dinámico,
adecuado para inspirar y nutrir el camino de la fe
para la vida de cada persona
válido para la renovación de la catequesis.

2. EL COMPENDIO DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

193. El Compendio es
un instrumento
que contiene la riqueza del Catecismo
en una forma
sencilla,
inmediata y
accesible
para todos.

Constituye
una especie de vademécum
una síntesis
fiel
del Catecismo.

Es una gran ayuda
para memorizar
los contenidos fundamentales de la fe.

Los sacerdotes Juan María Gallardo y José Luis ‘Cote’ Quijano realizaron 18 programas sobre el nuevo Directorio para la Catequesis, que se pueden encontrar en una lista de reproducción del canal de YouTube de Hora 60.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre