Beatifican a María Laura Mainetti, religiosa italiana asesinada en ritual satánico

El cardenal y prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Marcello Semeraro, presidió la ceremonia de beatificación de María Laura Mainetti, la monja asesinada a cuchilladas el 6 de junio del 2000, por 3 chicas de 17 y 16 años. La religiosa, que fue reducida con un golpe en la cabeza con un ladrillo, recibió 19 puñaladas. Antes de morir, Mainetti perdonó a sus asesinas, a las que había enseñado en catequesis años antes.

Beatifican a María Laura Mainetti
Foto: Sitio Beata Suor Maria Laura.

Recientemente beatifican a María Laura Mainetti —religiosa italiana asesinada en un ritual satánico— en una gran ceremonia celebrada en el estadio de Chiavenna, en la diócesis de Como, a la asistieron 2.500 fieles. El cardenal y prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Marcello Semeraro, presidió la ceremonia de beatificación de la monja asesinada a cuchilladas el 6 de junio del 2000, por 3 chicas de 17 y 16 años. Antes de morir, Mainetti —superiora de la Comunidad de las Hijas de la Cruz en el Instituto María Inmaculada de Chiavenna— perdonó a sus asesinas, a las que había enseñado en catequesis años antes. Durante el juicio, las jóvenes confesaron que mientras mataban a Mainetti ella pronunció: «Señor, perdónalas».

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

Semeraro indicó en su homilía que «la beata María Laira Mainetti invocó del Señor la verdadera caridad», dado que «mientras moría perdonaba» a sus asesinas. «En el proceso de beatificación un testigo se preguntó: ‘¿Cómo puede una religiosa que vive tanto tiempo en su ritmo ordinario llega a la conciencia de rezar por aquellos que la asesinan mientras la están asesinando casi como reproduciendo una fotocopia del Evangelio?’. Nuestra mártir escribía que su camino espiritual era muy sencillo: debes hacer algo bueno por los demás. También decía que debía darle un sentido pleno a la vida. La santidad es así. No es el fruto del esfuerzo humano, sino que se parece a una pequeña flor en medio del césped. Nuestra mártir eligió el todo, lo más grande, la verdadera caridad. El terreno para que florezca la santidad no es excepcional, es la fidelidad en el día a día», destacó el purpurado, en la Misa en la que beatifican a María Laura Mainetti, el domingo 6 de junio.

Mainetti, nacida el 20 de agosto de 1939, era la superiora de la comunidad en Chiavenna, además de haber ayudado durante años a jóvenes con problemas. Las jóvenes Ambra Gianasso, Milena De Giambattista y Veronica Pietrobelli tenían 17 y 16 años, tras cumplir condenas que no superaron los 8 años de cárcel, fueron puestas en libertad. La religiosa, que fue reducida con un golpe en la cabeza con un ladrillo, recibió 19 puñaladas, un error de las jóvenes que pretendían que fueran 18 —6 puñaladas por cada una para conformar el número 666—. En un comienzo, la víctima que tenían en mente las asesinas era el sacerdote Ambrogio Balatti, pero desistieron al ver que era corpulento y temían no poder reducirlo. Gianasso, De Giambattista y Pietrobelli decidieron finalmente buscar y engañar a esta monja de 60 años que siempre estaba dispuesta a ayudar a los jóvenes. El Papa Francisco, en el rezo del Ángelus, recordó a la monja italiana «asesinada hace 21 años por 3 jóvenes influenciadas por una secta satánica». «Precisamente ella que amaba a los jóvenes más que cualquier cosa, y que amó y perdonó a aquellas mismas jóvenes prisioneras del mal, nos deja su programa de vida: hacer todas las pequeñas cosas con fe, amor y entusiasmo», reflexionó el Pontífice.

Puede interesarle: Beatifican a enfermeras mártires de Astorga

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre