Beatifican a 27 mártires dominicos en España

El cardenal y prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Marcello Semeraro, presidió la Misa en la catedral de Sevilla donde fueron declarados beatos 20 dominicos del convento de Almagro, 5 frailes de Almería, un laico dominico de Almería y una monja dominica martirizada en Huéscar.

Beatifican a 27 mártires dominicos
Foto: YouTube Dominicos España.

El cardenal y prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Marcello Semeraro, presidió la Misa en la catedral de Sevilla en la que beatifican a 27 mártires dominicos de la persecución religiosa en España de los años 30 del siglo pasado. En la celebración fueron declarados beatos 20 dominicos del convento de Almagro, 5 frailes de Almería, un laico dominico de Almería y una monja dominica martirizada en Huéscar.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Estos cristianos hacen plantearse a quienes contemplan sus vidas interrogantes irresistibles ¿Por qué son así? ¿Qué es eso que los inspira? ¿Por qué están con nosotros? Ese testimonio constituye de por sí una proclamación silenciosa, pero a la vez clara y eficaz de la Buena Nueva», explicó el purpurado. «Hoy contemplamos el consistente grupo de Siervos de Dios que acaban de ser declarados beatos y proclamados mártires que pertenecen a aquella ‘cándida comitiva de mártires’», reflexionó. Semeraro explicó que «su historia fue recordada al iniciar este sagrado rito: fueron todos víctimas de la misma persecución que, en los años 30 del siglo pasado, provocó la muerte de cientos y cientos de cristianos: ministros sagrados, personas consagradas, fieles laicos…».

Precisó que los nuevos beatos fueron «personas humanamente muy diversas por su carácter, por sus historias personales». «Los unía, en cambio, el carisma de santo Domingo: una elección vocacional, la suya, vivida con fidelidad, coherencia y generosidad. Resplandece con singular luminosidad la figura de una mujer, Sor Ascensión de San José. Junto a otras, ella fue cruelmente torturada. Le pidieron que blasfemara y pisoteara el crucifijo: se negó y le destrozaron el cráneo. No renegó de la fe; al contrario, murió ensalzando a Cristo Rey y alabando al Santísimo Sacramento. Sabía bien Sor Ascensión que la sangre del Cordero confiere candor porque es la sangre ‘derramada por muchos para el perdón de los pecados’», enfatizó, en la homilía de la Misa en la que beatifican a los 27 mártires dominicos.

Puede interesarle: Beatifican a 16 mártires de Granada asesinados por odio a la fe

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre