Cardenal Robles: «Estaban ejerciendo su ministerio y arteramente los ejecutan, sin más»

El arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles, se refirió al crimen perpetrado contra los padres jesuitas Javier Campos y Joaquín César Mora en una iglesia de la comunidad de Cerocahui, en el estado de Chihuahua. Aseveró que el asesinato de los 2 jesuitas «se suma a una lista ya amplia de asesinatos de sacerdotes en nuestra patria».

El cardenal y arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles, recordó a los sacerdotes jesuitas que «estaban ejerciendo su ministerio y arteramente los ejecutan, sin más», al referirse al reciente crimen perpetrado contra los padres Javier Campos y Joaquín César Mora, en el inicio de la IX Asamblea Diocesana de Pastoral de la arquidiócesis de Guadalajara, el miércoles 22 de junio. Repudió asimismo la política que promueve el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de «abrazos, no balazos» contra el crimen organizado, tras el homicidio de los 2 jesuitas, asesinados el 20 de junio pasado dentro de la iglesia de la comunidad de Cerocahui, en el estado de Chihuahua.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El purpurado lamentó que el crimen contra los 2 jesuitas «se suma a una lista ya amplia de asesinatos de sacerdotes en nuestra patria». Enfatizó que este hecho muestra «toda la gravedad del hecho de la violencia que estamos viviendo en nuestro país». «Los sacerdotes estaban en un lugar que corresponde a su acción ministerial, estaban cumpliendo su misión, haciendo su ministerio. No estaban haciendo cosas de subversión o de alentar la violencia de otros grupos contra el Gobierno, estaban en un lugar el más adecuado para su ministerio», sostuvo el cardenal Robles, al reiterar los padres Javier y Joaquín «estaban ejerciendo su ministerio y arteramente los ejecutan, sin más». «Tan solo porque estaban haciendo el bien a una persona que se acercó requiriendo el bien. Esto toma visos de una situación sumamente grave, sumamente grave», alertó. Aseveró que López Obrador «deberá leer que esta gente, la que se dedica al crimen organizado, esta gente no sabe de abrazos, por más que el gobierno se los ofrezca y se los prometa y se los dé».

«Ellos no entienden de abrazos, ellos solamente saben de balazos», reiteró. El mandatario prometió desde la campaña que lo llevó a la presidencia en 2018 una política de «abrazos, no balazos» para frenar la violencia en México, lema buscaba distanciarse de la «guerra» contra el narcotráfico iniciada por Felipe Calderón a fines de 2006. La administración de López Obrador ya suman más de 121.000 homicidios registrados en el país en apenas 3 años y medio. «No estoy diciendo con esto que el gobierno tiene que tomar la estrategia de echarles balazo a esta gente. No. Sencillamente, de llevarlos ante la ley por los asesinatos y por todas las actividades que realizan en contra de la ley. Y el gobierno tiene que mandarles el mensaje de que no habrá más impunidad. Porque ese mensaje de abrazos es un mensaje de impunidad», ratificó el prelado.

Puede interesarle: Asesinan a 2 sacerdotes y sustraen sus cuerpos en México

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre