Arzobispo asevera que se multiplicaron ataques armados contra Iglesia en Congo-Kinsasa

El arzobispo de Bukavu, François-Xavier Maroy Rusengo, precisó que 7 parroquias, un colegio, un centro de salud y un convento fueron atacados, entre marzo y octubre de este año, en las poblaciones de Karhale, Ciherano, Burhiba, Cahi, Nyamugo, Kadutu, Kanyamulande, Mugogo y Cirirri.

Arzobispo asevera que se multiplicaron ataques
Foto archivo: Twitter Lwarhiba Maitre.

El arzobispo de Bukavu, François-Xavier Maroy Rusengo, asevera que se multiplicaron los ataques perpetrados por hombres armados contra la Iglesia en el este de Congo-Kinsasa que imposibilitan su labor, tras precisar la persecución que la jurisdicción eclesiástica padece, en un mensaje enviado a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), en el contexto del 25 aniversario del asesinato de Christophe Munzihirwa Mwene Ngabo, prelado de la diócesis local. Aseguró que 7 parroquias, un colegio, un centro de salud y un convento fueron atacados, entre marzo y octubre de este año, en las poblaciones de Karhale, Ciherano, Burhiba, Cahi, Nyamugo, Kadutu, Kanyamulande, Mugogo y Cirirri —en esta última el 6 de octubre pasado—.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Se perpetraron alrededor de una decena de ataques realizados por hombres armados contra nuestras parroquias, presbiterios y conventos en un solo año», explicó el arzobispo de Congo-Kinsasa, quien asevera que se multiplicaron ataques armados. «Las consecuencias de todos esos ataques son enormes, sin hablar del trauma y las heridas físicas y psicológicas causadas, felizmente sin pérdidas de vidas humanas», precisó. Desde hace años, las provincias orientales del Congo son aterrorizadas desde hace años por milicias, en el que los conflictos étnicos, los desplazamientos demográficos y el acceso a las materias primas desempeñan un papel importante. Además, también hay en los últimos años un componente de islamismo.

Cuestionó el motivo por el que los ataques «apuntan a las estructuras de la Iglesia en particular», puesto que frente a la ausencia de las autoridades en la región de Bukavu, la Iglesia católica es una de las pocas que denuncia la injusticia y la violencia. «¿Es para intentar amordazarla, ya que todavía se encuentra entre los pocos que alzan la voz para defender la causa de esta población en apuros? ¡No olvidemos tampoco que quien dice Iglesia ve a Dios, a quien los políticos y la economía del siglo no quieren! Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?», afirmó. Maroy Rusengo imploró a los fieles organizar la vigilancia de los inmuebles ligados a la Iglesia local y protegerlos de ataques futuros, tras alentarlos «a perseverar en la oración» y mover a las autoridades para que «asuman sus responsabilidades».

Puede interesarle: Obispos de Congo-Kinsasa denuncian profanación de 12 iglesias y ataques contra cardenal Ambongo

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre