Sínodo alemán «contradice abiertamente la enseñanza afirmada por todos los papas»

El prefecto del dicasterio para los Obispos, Marc Ouellet, aseveró que «surgieron tensiones crecientes con el magisterio oficial a nivel sustantivo a medida que el trabajo avanzaba en el tiempo», al referirse al Camino Sinodal de Alemania, durante el informe teológico que pronunció recientemente en la ‘reunión interdicasterial’ de los jefes de algunos dicasterios de la Curia con los obispos alemanes presentes en Roma.

Sínodo alemán «contradice abiertamente
Foto: YouTube Vatican News.

El cardenal y prefecto del dicasterio para los Obispos, Marc Ouellet, aseveró que el Sínodo alemán «contradice abiertamente la enseñanza afirmada por todos los papas», durante el informe teológico que pronunció recientemente en la ‘reunión interdicasterial’ de los jefes de algunos dicasterios de la Curia con los obispos de Alemania presentes en Roma. La Santa Sede difundió el contenido de los informes de Ouellet, y también del cardenal y prefecto del dicasterio para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, para la reunión con los obispos en el último día de su visita ad limina de la semana pasada, que fueron publicados en L’Osservatore Romano, el jueves 24 de noviembre. Los textos de los cardenales, originalmente en italiano, fueron publicados también en alemán por Vatican News.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Ouellet, en su intervención de aproximadamente 1.500 palabras, indicó que las propuestas sinodales planteaban «serias dificultades desde el punto de vista antropológico, pastoral y eclesiológico», al referirse a las críticas de que podrían conducir al cisma. «Llama la atención que la agenda de un grupo limitado de teólogos de hace unas décadas se haya convertido de repente en la propuesta mayoritaria del episcopado alemán: abolición del celibato obligatorio, ordenación de viri probati, acceso de las mujeres al ministerio ordenado, revalorización moral de la homosexualidad, limitación estructural y funcional del poder jerárquico, reflexiones sobre la sexualidad inspiradas en la teoría de género, grandes propuestas de cambio en el Catecismo de la Iglesia Católica, etc», enfatizó el purpurado canadiense. «’¿Qué pasó?’ y ‘¿A dónde fuimos a parar?’ se preguntan asombrados muchos creyentes y observadores. Es difícil evitar la impresión de que se aprovechó el gravísimo asunto de los casos de abusos para impulsar otras ideas no directamente relacionadas con él», denunció. Además, acusó a los organizadores de la vía sinodal de restar importancia a la carta del Papa Francisco a los católicos alemanes de 2019, en la que reflexionaba sobre los principios de una auténtica reforma.

«Después de este distanciamiento inicial del magisterio papal a nivel metodológico, surgieron tensiones crecientes con el magisterio oficial a nivel sustantivo a medida que el trabajo avanzaba en el tiempo, lo que llevó a propuestas que contradicen abiertamente la enseñanza afirmada por todos los papas desde el Concilio Ecuménico Vaticano II», aseguró Ouellet, al mencionar el llamado de la vía sinodal a la ordenación de mujeres. El purpurado hizo un llamamiento para que el sínodo alemán se suspenda y se siga «una revisión fundamental en una fecha posterior». «El motivo fundamental de esta moratoria es la preocupación por la unidad de la Iglesia, que se basa en la unidad de los obispos en comunión y obediencia a Pedro. El respaldo a esta controvertida propuesta por parte de un episcopado en dificultades sembraría aún más dudas y confusión en el Pueblo de Dios», alertó, tras explicar que el Sínodo alemán «contradice abiertamente» la enseñanza de los sucesores de san Pedro. Por su parte, Ladaria, en su discurso de unas 2.000 palabras, identificó 5 preocupaciones principales sobre el Camino Sinodal alemán.

Una de las preocupaciones que planteó el cardenal español es que «el mayor peligro de muchas propuestas operativas de los textos de la vía sinodal es que se pierda uno de los logros más importantes del Concilio Vaticano II, a saber, la clara enseñanza de la misión de los obispos y, por tanto, de la Iglesia local». También, argumentó que los textos sugerían que «hay que cambiarlo todo» en lo que respecta a la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad, especialmente la expresada en el Catecismo de la Iglesia Católica de 1992. En otro de los puntos, sostuvo que los textos no hacían justicia a la enseñanza de la Iglesia de que la ordenación sacerdotal está reservada a los hombres, al sugerir de forma reductiva que «la dignidad fundamental de las mujeres no se respeta en la Iglesia católica porque no tienen acceso a la ordenación sacerdotal». Y por último, el purpurado afirmó que los textos sinodales pasaban por alto un precepto del documento Dei Verbum del Vaticano II, según el cual «para mantener siempre íntegro y vivo el Evangelio dentro de la Iglesia, los Apóstoles dejaron a los obispos como sus sucesores, entregándoles la autoridad de enseñar en su propio lugar». El cardenal y secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, también intervino en la reunión interdicasterial con los obispos alemanes, pero su texto no se hizo público, indicó la versión alemana de ‘Vatican News’.

Puede interesarle: Jefes de algunos dicasterios participan de reunión con obispos de Alemania

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre