Obispos de Chile reprueban incendios vandálicos de iglesias

El obispo castrense de Chile, Santiago Silva, rechazó "las acciones vandálicas contra todo lo que las personas necesitan para su subsistencia, para vivir en sociedad y para expresar su fe y su amor a Dios". El arzobispo de Santiago, Celestino Aós, lamentó que padecer de nuevo "las acciones violentistas y las imágenes vandálicas". "Esas imágenes no solo impactan y duelen en Chile, sino que impactan y duelen en otros países y otras gentes del mundo, especialmente hermanos cristianos", aseveró.

Obispos de Chile incendios vandálicos
Foto: Obispo Silva y arzobispo Aós.

Los obispos de Chile reprobaron los incendios vandálicos de la iglesia de la Asunción y la de San Francisco de Borja en Santiago de Chile, durante las movilizaciones del domingo 18 de octubre por el primer aniversario del comienzo del denominado «estallido social» en el país trasandino. Un grupo de izquierdistas atacó, saqueó y prendió fuego primero la iglesia San Francisco de Borja, usada regularmente por el cuerpo policial de Carabineros para ceremonias institucionales; mientras que horas más tarde atacó la iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de la capital del país que tiene más 150 años.

«Rechazamos las acciones vandálicas contra todo lo que las personas necesitan para su subsistencia, para vivir en sociedad y para expresar su fe y su amor a Dios», indicó el obispo castrense de Chile, Santiago Silva. «Condenamos el atentado al Templo san Francisco de Borja – la Iglesia Institucional de Carabineros de Chile-, lugar de culto donde se reunía la comunidad cristiana a compartir su fe y la oración, a celebrar los sacramentos y a realizar acciones de servicio en beneficio de otros. A él acudían muchos buscando al Señor como fuente de paz, guía para su caminar, fortaleza en medio de las dificultades. El Templo ya había sido saqueado e incendiado en enero del presente año, luego del inicio de la crisis social, y lo que quedó, ayer lo volvieron a profanar», lamentó. El prelado manifestó su cercanía humana y espiritual a los Carabineros de Chile y sus familias. «Les invito a mantener la fe, la esperanza y el amor en Dios. Este grupo de violentistas que han quemado el Templo no destruirá nuestra fe», sostuvo.

El arzobispo de Santiago, Celestino Aós, lamentó también los incendios vandálicos de las iglesias que se encuentran en su jurisdicción eclesiástica. «Ya hace un año sufrimos un estallido de violencia que nos causó tanto dolor personal, y tanta destrucción material que pensábamos habría sido una lección amarga y fuerte. Nos ha costado reconstruir las instalaciones, y ha exigido a los más empobrecidos sacrificios e incomodidades constantes; se les hizo la vida más penosa. Los pobres son los más perjudicados. Esperábamos que no se repitieran esas acciones y esas imágenes. Las acciones violentistas y las imágenes vandálicas las padecemos de nuevo hoy. Sentimos la destrucción de nuestros templos y otros bienes públicos; pero sentimos sobre todo el dolor de tantas personas chilenas de paz y generosidad. Esas imágenes no solo impactan y duelen en Chile, sino que impactan y duelen en otros países y otras gentes del mundo, especialmente hermanos cristianos», aseveró, al implorar a los chilenos «basta de violencia» y que no justifiquen «lo injustificable».

Puede interesarle: Izquierdistas incendian 2 templos católicos en Chile

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre