FUTURO DEL UNIVERSO (2).

Continuación de Futuro del Universo.

Por Jaime Saiz.

En nuestro anterior artículo de la sección concluimos que el futuro más probable del Universo consistirá en una expansión indefinida, pues no es previsible una contracción del mismo por no haber la suficiente masa que la frene por fuerza gravitatoria.

Ahora bien, antes de plantear cómo será el final del Universo, podemos preguntarnos sobre nuestro entorno más cercano: nuestro sistema planetario.

Fin del sistema solar

Como vimos al tratar de la formación y evolución estelares , las estrellas son reactores nucleares que producen Helio y otros elementos más pesados a lo largo de su existencia a partir del Hidrógeno. Cuando se agota dicho combustible, terminan en una gigantesca explosión o supernova si se trata de estrellas mucho mayores que la nuestra, o en una enana blanca en caso contrario, dando lugar a nuevas generaciones de estrellas.

De esta forma, el Sol, después de haber crecido hasta el tamaño de la órbita terrestre, evaporando los océanos y destruyendo toda la vida de la faz de la Tierra, terminará dentro de unos 5.000 millones de años reducido a un tamaño como el de nuestro planeta: una enana blanca, compuesta casi exclusivamente por Carbono y Oxígeno, con una densidad tremenda, de modo que será Carbono supercristalizado, el diamante; de tal densidad, que una chispita del mismo podría aplastar a una persona. Un bloque de un centímetro cúbico del centro de esa estrella de Carbono pesaría aproximadamente 50 toneladas en la Tierra.

Si para entonces la Humanidad todavía existiese y hubiese logrado desarrollar la tecnología necesaria para llevar a cabo viajes interestelares, todavía podría buscar un planeta habitable alrededor de una estrella tipo solar.

Fin de las estrellas y las galaxias: muerte térmica del Universo

¿Qué ocurrirá con el resto de las estrellas? ¿Llegará el momento en que se apaguen todas? Según pasa el tiempo, va aumentando el número de elementos pesados, y disminuyendo el Hidrógeno existente, de modo que el Universo envejece al consumir este elemento.

Se van produciendo nuevas estrellas a partir de lo que queda del Hidrógeno y Helio primitivos, con un pequeño porcentaje de otros elementos. Llegará el momento en que se acabará la materia prima, y habrá una última generación de estrellas. Se calcula que, cuando el Universo tenga una edad de 10 billones de años (1013), ya no existirán estrellas: se habrán apagado.

El Universo será una colección de cuerpos oscuros y fríos: algunos planetas helados, cadáveres de estrellas, que ya no producen energía, cuerpos helados superdensos que corresponden al número de estrellas que hayan terminado su evolución. Así pues, la Humanidad no podrá sobrevivir más allá de que esto suceda.

¿Qué ocurre después? La Física no se asusta por decir que el Universo está compuesto de agujeros negros; todavía siguen sus órbitas, unos alrededor de otros. Pero, dado suficiente tiempo, en una galaxia como ésta, las estrellas, aunque a distancias mutuas enormes, terminarán por pasar lo suficientemente cerca para perturbar sus órbitas. Entonces, un 10% de las estrellas se van cayendo hacia el centro de la galaxia, mientras el resto sale despedido hacia afuera. Cuando todas estas estrellas, tal vez 10.000 millones, se van cayendo hacia el centro de la galaxia, forman un agujero negro gigantesco.

Dentro de un trillón de años (1018), el Universo estará compuesto por gigantescos agujeros negros en el centro de las galaxias, otros como resultado de la evolución de estrellas, y cuerpos oscuros sueltos por el espacio.

Desintegración de las partículas y de los agujeros negros

¿Puede ocurrir algo más todavía? Sí. Dado suficiente tiempo, las teorías de la Física moderna acerca de las partículas elementales sugieren que éstas no son estables: ni siquiera los protones lo serían a largo plazo. A largo plazo quiere decir que, cuando el Universo tenga una edad de un trillón de trillones de años (1036), ya toda la materia se encontrará como partículas más ligeras que el protón y como radiación, además de todos los agujeros negros que todavía subsistan.

Según Stephen Hawking, cuando el Universo tenga una edad de 1050 años, empezará a ocurrir algo muy curioso: los agujeros negros se evaporarán, perdiendo energía y masa, terminando por desaparecer. Finalmente, cuando el Universo tenga una edad de 10100 años (un 1 seguido de cien ceros), ya no quedarán agujeros negros.

El Universo será un inmenso espacio vacío, oscuro y frío, sin partículas, solamente con una radiación muy tenue, a una temperatura que irá acercándose al cero absoluto.

Foto principal del artículo: NASA/La Razón. 

FUTURO DEL UNIVERSO (2).

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre