Ejército de Birmania detiene a 7 sacerdotes en una semana

Los militares detuvieron a 7 sacerdotes en las diócesis de Mandalay y Hakha, que posteriormente fueron liberados. Los hechos ocurrieron entre el domingo 13 y el miércoles 16 de junio, en el contexto de los enfrentamientos entre las fuerzas opositoras a los militares y el Ejército.

Ejército de Birmania detiene a 7
Foto: Michael Aung Ling, uno de los sacerdotes detenidos y liberados/Fides.

El Ejército de Birmania detiene a 7 sacerdotes en las diócesis de Mandalay y Hakha en una misma semana, posteriormente liberados. Los hechos ocurrieron entre el domingo 13 y el miércoles 16 de junio, en el contexto de los enfrentamientos entre las fuerzas opositoras a los militares y el Ejército, que acusa a los presbíteros de refugiar a opositores en los lugares de culto. La Iglesia en Birmania, que cuenta con 750.000 fieles —menos del 1% de la población— es una de las comunidades más afectadas del país.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

El vicario general de la arquidiócesis de Mandalay, Dominic Jyo Du, indicó a ‘Fides’ que en la noche del 12 al 13 de junio los soldados —que buscaban miembros de un grupo opositor— asaltaron la Iglesia de la Asunción y la casa contigua del clero, en el que detuvieron al párroco y otros sacerdotes que estaban de visita. Du precisó que tras una noche de interrogatorio los 6 sacerdotes detenidos allí fueron liberados. «Fue una experiencia terrible. No los maltrataron ni torturaron, pero cuando ordenaron a uno que se quitara las vestimentas sagradas, se resistió diciendo que podían matarlo, pero que él no se las quitaría. Fue valiente. Los militares no insistieron y los respetaron. A veces los militares respetan a los hombres de Dios, a veces no», aseguró.

El párroco de la iglesia de San José en Hakha, Michael Aung Ling, fue detenido 3 días después, tras ser acusado de apoyar a las ‘Fuerzas de Defensa de Chinlandia’ y brindar refugio a combatientes en su iglesia. Fue liberado después de 11 horas, tras ser obligado a firmar un documento en el que se comprometía a no apoyar a grupos o movimientos que se oponen a los militares, según explicó ‘Asia News’. El Ejército incautó en ese episodio más de 80 sacos de arroz y víveres para los alumnos de la parroquia. Una de las religiosas aseveró que esa situación fue «un acto más de violencia y crueldad contra personas o estructuras de la Iglesia».

Puede interesarle: Obispos de Birmania: «Pedimos que lugares de oración no sean atacados y que se proteja a personas que buscan refugio en ellos»

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre