DIÁLOGO VIVO CON SAN JUAN DE LA CRUZ: CONVERSACIONES SUBIENDO AL MONTE (24).

Continuación de Diálogo vivo con san Juan de la Cruz: Conversaciones subiendo al monte (23).

Por Silvio Pereira.

24. Revelación y revelaciones (2)

Continuemos, honorabilísimo Doctor Fray Juan, dialogando en torno a todo cuanto llamaría «revelación interior».

«…el entendimiento ha de estar oscuro, y oscuro ha de ir por amor en fe y no por mucha razón» (SMC L2, Cap. 29,5).

Menester es aquí imprescindible. No debe entenderse este asunto como si se tratase de proponer la irracionalidad. No me cansaré de repetir a nuestros lectores que las potencias del alma no son anuladas ni poseídas, aunque claramente en el recogimiento infuso por Gracia son desbordadas, elevadas, asumidas y plenificadas por el Misterio que se les da a contemplar. No es sin entendimiento sino con el entendimiento llevado y crecido más allá de sus habituales fronteras. Dios no anula al hombre, en todo caso lo diviniza, lo une a Sí y le regala participación de cuanto le es naturalmente inaccesible. Y esto se realiza por y hacia la Unión de Amor.

Pues la oscuridad de la que nos hablas es por un lado desasimiento y nada y vacío, tanto por la bendita purificación que ha padecido como por la desproporción entre lo que contempla y su capacidad. Se trata de un entendimiento en fe desnuda y asombrada que gozosamente saborea en silencio lo que supera la humana conceptualización.

Y oscuridad también significa que no se trata de un pensar elaborado por nosotros, de un razonar
producto de nuestro discurrir interno, sino de un entendimiento libremente abandonado en sus manos, que en la quietud infusa y bajo la suave unción del Espíritu alumbra lo que por Unión conoce y recepta pues gratuitamente le es donado. El llamado «sueño de las potencias» no es inactividad quietista sino riqueza inagotable de Amor divino y nueva sinergia con Dios por la Unión.

«…el Espíritu Santo alumbra al entendimiento recogido, y que le alumbra al modo de su recogimiento y que el entendimiento no puede hallar otro mayor recogimiento que en fe; y así no le alumbrará el Espíritu Santo en otra cosa más que en fe; porque cuanto más pura y esmerada está el alma en fe, más tiene de caridad infusa de Dios; y cuanto más caridad tiene, tanto más la alumbra y comunica los dones del Espíritu Santo, porque la caridad es la causa y el medio por donde se les comunica (SMC L2, Cap. 29,6).

Amor. Secreta y regalada participación. Un entendimiento que vive y late en la Comunión con Dios. Y si se me permite, un entendimiento a quien se le obsequia primicias de Gozo Eterno. Pues no es para nada inoportuno colocar todo el asunto en analogía con el Lumen Gloriae de la visión beatífica. Aquí en la historia tal Luz más bien se percibe como oscuridad en fe y esperanza informadas por el amor. Oscuridad que es más bien consecuencia de la potencia de una Luz enceguecedora. Cuando la tensión escatológica se resuelva y ya poseamos cuanto aguardamos y nos ha sido prometido, el amor que no pasa solo percibirá por siempre la dichosa Luz de la Salvación.

DIÁLOGO VIVO CON SAN JUAN DE LA CRUZ: CONVERSACIONES SUBIENDO AL MONTE (24).

El Padre Silvio Dante Pereira Carro es también autor del blog Manantial de Contemplación. Escritos espirituales y florecillas de oración personal y tiene el canal de YouTube @silviodantepereiracarro.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre