Cumple 1.000 años abadía de Francia

La abadía de Mont Saint-Michel, en Normandía, cumplió 1.000 años, siendo uno de los máximos símbolos de la identidad católica francesa y de los lugares de peregrinación más importantes del mundo, con más de 3.000.000 de visitantes al año.

La abadía de Mont Saint-Michel, en Normandía, cumplió 1.000 años, siendo uno de los máximos símbolos de la identidad católica francesa y de los lugares de peregrinación más importantes del mundo, con más de 3.000.000 de visitantes al año. No fue el primer lugar católico en la isla, dado que en el año 708 se construyó, en el conocido como Mont-Tombre, una iglesia a San Miguel Arcángel.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Los organizadores llevan adelante desde estos días y hasta el próximo otoño todo tipo de actividades para conmemorar esta fecha. Una de ellas será la exposición ‘La Demeure de l’Archange’, es decir, ‘La Morada del Arcángel’, que narra la gloriosa y convulsa historia de la abadía, a través de unas 30 obras maestras. Finalizará el 5 de noviembre próximo. Además, durante el verano y parte del otoño tendrá lugar ‘El Solsticio del Milenio’, un espectáculo de luces, nunca antes visto, que proyectará imágenes sobre el Mont Saint-Michel desde varios puntos.

La abadía, que es Patrimonio Mundial de la UNESCO, se encuentra en un lugar inhóspito, que entroniza un islote rocoso de menos de un kilómetro cuadrado que está rodeado por una llanura arenosa que se inunda según las mareas. La leyenda asegura que en el 708 el obispo de Avranches, Aubert, recibió la visita del Arcángel San Miguel, quien le ordenó la construcción de un monasterio en un peñón considerado sagrado desde el neolítico y objeto de adoración pagana. Aquel lugar era conocido por entonces como Mont Tombe.

El obispo hizo caso omiso al Arcángel, y éste se vio obligado a reiterar su petición en una segunda aparición. El clérigo volvió a desoír la voz celestial, lo que motivó el enfado de san Miguel, quien regresó por tercera vez y en esta ocasión se hizo oír de un modo imperativo, al introducir su dedo en el cráneo del incrédulo Aubert. El cráneo se exhibe en la citada iglesia normanda.

Puede interesarle: Abadía de Francia es una de las 7 maravillas del mundo.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre