Cardenal Rai: «Lo que sucedió es insulto a Iglesia maronita, al patriarcado y a mí personalmente»

El patriarca maronita de Antioquía, Béchara Boutros Rai, afirmó que «Líbano se está convirtiendo en un estado policial», un estado inquisidor en el que todos vigilan a los demás, un estado de sospecha y denuncia generalizada, tras la detención de la semana pasada del arzobispo maronita de Haifa y Jerusalén, Moussa el-Hage.

Cardenal Rai: «Lo que sucedió es insulto
Foto: Twitter Noticias Maronitas.

El cardenal y patriarca maronita de Antioquía, Béchara Boutros Rai, aseveró que «lo que sucedió es un insulto a la Iglesia maronita, al patriarcado» y a él personalmente, tras la detención de la semana pasada del arzobispo maronita de Haifa y Jerusalén, Moussa el-Hage, en la Estación de seguridad general de Ras Nakoura durante su viaje mensual por el dinero y los medicamentos que llevaba para las familias separadas por la guerra en ambos lados de la frontera con Israel.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Lo que sucedió es un insulto a la Iglesia maronita, al patriarcado y a mí personalmente», afirmó el cardenal Rai, frente a una multitud de fieles y simpatizantes que se habían congregado para apoyarlo frente a la sede de verano del patriarcado maronita en Dimane, al norte del Líbano, el domingo 24 de julio. Las acusaciones del purpurado maronita hacen referencia a un sistema político establecido por el partido proiraní, con la complicidad activa y pasiva del Movimiento Patriótico Libre (CPL) fundado por el jefe de Estado Michel Aoun y actualmente encabezado por su yerno, Gibran Bassil, tal como explicó ‘Asia News’. Aseguró que «Líbano se está convirtiendo en un estado policial», un estado inquisidor en el que todos vigilan a los demás, un estado de sospecha y denuncia generalizada.

Consideró que utilizar a Israel y la solidaridad con los palestinos como pretexto para justificar el arresto de un obispo e imponer un bloqueo impermeable a cualquier tránsito humanitario hacia el Líbano es un ataque a un derecho adquirido desde hace mucho tiempo no solo por la Iglesia maronita, sino también por la greco católica, que además tiene una sede episcopal en Haifa. Ratificó que la Iglesia maronita es víctima de una maquinación por motivos políticos y el interrogatorio del obispo es una grave violación del principio de autonomía jurisdiccional del que goza la Iglesia, reconocido por la ley. Enfatizó que en cualquier caso «es de interés nacional para el Líbano» y para los cristianos en particular, que la comunidad maronita o de origen libanés en Tierra Santa siga comunicándose con el resto del mundo árabe al que pertenece.

El patriarca latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, aseguró que es «necesario para la conservación de la presencia de los cristianos en Tierra Santa» promover «la solidaridad con los cristianos de Oriente Medio», al manifestar su consonancia con la posición del cardenal Rai. «Nos solidarizamos plenamente con el obispo Moussa El Hage con la obra de caridad que él lleva a cabo generosamente desde hace tiempo, llevando regularmente ayuda material y medicamentos recolectados por los benefactores a las familias libanesas pobres de todas las religiones —cristiana, musulmana y drusa— que se encuentran en grandes dificultades debido a la grave crisis económica que atraviesa el Líbano. Apoyamos plenamente la declaración del patriarca maronita al respecto», explicó Pizzaballa.

Puede interesarle: Detienen a arzobispo maronita en Líbano.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre