Cardenal Omella exhorta a pedir a Dios sacerdotes santos como san Juan de Ávila

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, recordó que san Juan de Ávila «se sentía profundamente amado por Dios y vivió su vida entregado a un encuentro gozoso con Él». El purpurado destacó que el santo español fue «un sacerdote enamorado de la Eucaristía», al presidir la Misa de clausura del III Congreso Internacional Avilista.

Cardenal Omella exhorta a pedir
Foto: YouTube Diócesis de Córdoba.

El cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan José Omella, exhorta a pedir a Dios sacerdotes santos como san Juan de Ávila, al presidir la Misa de clausura del III Congreso Internacional Avilista en la Basílica de San Juan de Ávila en Montilla, Córdoba. La diócesis de Córdoba celebra el 75 aniversario de la proclamación del santo como patrono del clero secular español.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL 

El purpurado reiteró en la homilía que «todos estamos llamados a la santidad», tras indicar que tanto la espiritualidad como los escritos de san Juan de Ávila «son una luz que iluminan nuestra vida». Precisó que san Juan de Ávila fue una persona tocada por el amor de Dios, que «se sentía profundamente amado por Dios y vivió su vida entregado a un encuentro gozoso con Él». «San Juan de Ávila nos encomendó que orásemos todo el día», indicó, al enfatizar que fue un modelo de caridad pastoral, un hombre de oración y un pobre que sirvió a los pobres. «Durante toda su vida trató de tener los mismos sentimientos que Cristo Buen Pastor, su vida fue un reflejo del Amor del Padre, una persona que se preocupaba por las necesidades de las personas que Dios puso en su camino», reflexionó.

El arzobispo de Barcelona invitó a los presbíteros a seguir la enseñanza del Maestro y continuar dando testimonio de Jesucristo con la verdad, «pese a las acusaciones o momentos de dificultad que viva la Iglesia». «Nuestro santo cree que nuestra tarea solo dará fruto si potenciamos la oración y dejamos que nos transforme», explicó, al animar a «vivir una caridad permanente» como este santo. Destacó que san Juan de Ávila fue «un sacerdote enamorado de la Eucaristía». «Que el Señor nos conceda vocaciones al ministerio, pero que sean, que seamos santos como san Juan de Ávila», imploró el cardenal Omella, quien exhorta a pedir a Dios sacerdotes santos.

Puede interesarle: «Es la primera vez que san Juan de Ávila se celebra unánimemente en toda la Iglesia»

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre