Arzobispo Martín menciona orientaciones pastorales relativas a oración para obtener una curación

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, precisó orientaciones pastorales relativas a la oración para obtener de Dios una curación, a la luz de una instrucción emanada oportunamente de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Arzobispo Martín menciona orientaciones
Foto: YouTube CL3 CABLE VISION CHAÑAR LADEADO.

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, precisó orientaciones pastorales relativas a la oración para obtener de Dios una curación, a la luz de una instrucción emanada oportunamente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. El prelado consideró conveniente recordar al respecto algunas consideraciones, que constituyen el «espíritu que fundamenta y vivifica» las disposiciones vigentes.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«No solamente es loable la oración de los fieles que individualmente piden la propia curación o la de otro, sino que la Iglesia en la liturgia pide al Señor la curación de los enfermos. Ante todo, dispone de un sacramento ‘especialmente destinado a reconfortar a los atribulados por la enfermedad’: la Unción de los Enfermos. Obviamente, por otro lado, el recurso a la oración no excluye, sino que al contrario anima a usar los medios naturales para conservar y recuperar la salud, así como también incita a los hijos de la Iglesia a cuidar a los enfermos y a llevarles alivio en el cuerpo y en el espíritu, tratando de vencer la enfermedad», destacó.

En relación con el poder para curar una enfermedad o dolencia, explicó que no son conferidos para exaltar a una persona, y precisó que estas «gracias» le son atribuidas ocasionalente a algún individuo; por lo tanto, «no se pueden entender en sentido distributivo, como si fueran curaciones que cada uno de los beneficiados obtiene para sí mismo, sino como un don concedido a una persona para que obtenga las gracias de curación en favor de los demás». Indicó que las oraciones litúrgicas de oración deben seguir «siempre lo prescrito en los libros litúrgicos aprobados». «Al mismo tiempo, se debe evitar en las oraciones no litúrgicas de curación, por parte de quienes las guían, formas semejantes a la artificiosidad, a la teatralidad o al sensacionalismo», aseveró.

Puede interesarle: Curso «La fe cristiana»: Tema 24. La unción de los enfermos

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre