Arzobispo de Chile exhorta a «volver a reconocer el valor de la vida humana tal como es»

El arzobispo de Concepción, Fernando Chomalí, aseveró que el que «vota a favor del aborto es un arrogante porque se está atribuyendo un derecho que no tiene". Pidió evitar "transformamos en una sociedad eugenésica que solamente quiere a los sanos». Precisó que "una sociedad así, no es humana, podrá ser técnicamente perfecta, pero sin humanidad" y que es justamente en la ayuda al más débil «donde se mide el talante de la sociedad».

Arzobispo de Chile vida humana
Foto: YouTube Pastoral UC.

El arzobispo de Concepción, Chile, Fernando Chomalí, exhortó a «volver a reconocer el valor de la vida humana tal como es», dado que de lo contrario “nos transformamos en una sociedad eugenésica», al referirse a las nuevas discusiones parlamentarias del aborto y la eutanasia en el país trasandino. El prelado participó en el conversatorio ‘Café con fe’, organizado por la Pastoral de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en el que se refirió a los dos proyectos que están en primer trámite constitucional. Por un lado, habló del que busca ampliar el aborto hasta la semana 14 de gestación sin precisar causal, y por otro lado, del proyecto de la eutanasia. El miércoles 13 de enero, el Congreso inició la discusión de un nuevo proyecto de ley de aborto.

Chomalí denunció que «el aborto es una acción arbitraria». «Es un tema ideológico que considera la libertad como un valor absoluto, pero ésta no considera la verdad del embrión humano de que debe ser tratado como persona por su dignidad y debe ser custodiado. El aborto es un tema de sentido común. ¿Quién tiene derecho a decir qué vida merece ser vivida?», cuestionó, al aseverar que «quién vota a favor del aborto es un arrogante porque se está atribuyendo un derecho que no tiene». Pidió «volver a reconocer el valor de la vida humana tal como es”, dado que sino «nos transformamos en una sociedad eugenésica que solamente quiere a los sanos y vamos a andar bien hasta que llegue alguien con más capacidad que la nuestra».

Precisó que «una sociedad así, no es humana, podrá ser técnicamente perfecta, pero sin humanidad» y que es justamente en la ayuda al más débil «donde se mide el talante de la sociedad». «No se mide por el ingreso per cápita, se mide por la capacidad que tenemos los seres humanos de hacernos cargo de las situaciones complejas», ratificó. Además, reiteró las 3 iniciativas de apoyo a personas con Síndrome de Down lideradas por el arzobispado y las pastorales de Familia y Vida y de acompañamiento post aborto que intervienen en estas realidades dolorosas y de soledad.

El médico obstetra Mauricio Besio, que también participó del conversatorio, aseguró por su parte que el triunfo celebrado por la legalización el aborto en Argentina, es dado por «personas que tienen una ideología distinta, en la cual la vida humana no vale lo mismo en toda su trayectoria, solo en algunas etapas». «Es un paso atrás en todo lo que significa humanidad», lamentó. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, promulga la ley que legaliza el aborto, el jueves 14 de enero. El mandatario peronista envió y promovió el proyecto en el Congreso con «una febril obsesión», que luego fue aprobado en el Senado durante la madrugada del miércoles 30 de diciembre.

Puede interesarle: Ley injusta e inconstitucional

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre