Tras años de violencia islamista, centenares de niños reciben Primera Comunión en Irak

El párroco de la catedral sirio-católica de la Inmaculada Concepción de Qaraqosh, Majeed Attalla, celebró las Primeras Comuniones y precisó el clima de fiesta y participación de los 121 niños en la iglesia de San Juan Bautista. «En las primeras comuniones participaron los hijos de 2 iglesias, pero hay otras 7. Esta es la primera parte, con 121 niños, pero hay otros 400 esperando —recibir el sacramento— en las próximas semanas», destacó Attalla.

Tras años de violencia islamista

Centenares de niños reciben la Primera Comunión en Qaraqosh, el centro más importante de la Llanura de Nínive, en el norte de Irak, tras años de violencia islamista. En la iglesia de San Juan Bautista de la ciudad se celebró el sacramento de unos 121 niños, luego del paso del Estado Islámico. El párroco de la catedral sirio-católica de la Inmaculada Concepción de Qaraqosh, Majeed Attalla, celebró las Primeras Comuniones y precisó el clima de fiesta y participación.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«En las primeras comuniones participaron los hijos de 2 iglesias, pero hay otras 7. Esta es la primera parte, con 121 niños, pero hay otros 400 esperando —recibir el sacramento— en las próximas semanas. Gracias a Dios tenemos muchos niños y esto es una fuente de alegría, porque dan fuerza y esperanza para continuar, representan el futuro», aseguró Attalla, quien destacó que los que recibirán la Primera Comunión «se prepararon con un espíritu de gran participación», tras años de violencia islamista. «El COVID-19 bloqueó el mundo, pero afortunadamente no interrumpió la vida de la comunidad. Estamos contentos de haber visto a niños llenos de alegría, que todavía tienen en sus ojos y en sus corazones la visita del Papa Francisco —estuvo en marzo pasado en el país—, una fuente de ánimo para todos nosotros. De vez en cuando cantan canciones para el Papa y se ríen», afirmó.

El Estado Islámico destruyó el campanario de la iglesia de San Juan Bautista, pero la comunidad local quiso reconstruirlo. Qaraqosh es el centro cristiano más importante de la Llanura de Nínive, dado que allí el 90% de la población —50.000 habitantes— profesa la fe en Cristo. Durante la ocupación islamista, entre 2014 y 2016, la catedral católica siria de la Inmaculada Concepción fue utilizada como predio para la práctica de tiro. Allí, aún pueden verse una alfombra de casquillos en el suelo y agujeros de bala en las paredes y columnas. Francisco durante su visita exhortó a la comunidad local a reconstruir, puesto que «incluso en medio de la devastación del terrorismo y la guerra podemos ver, con los ojos de la fe, el triunfo de la vida sobre la muerte».

Puede interesarle: Francisco concluye su viaje a Irak

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre