Santa Sede y Burkina Faso acuerdan condición jurídica de la Iglesia católica en el país

El acuerdo entre la Santa Sede y Burkina Faso, que entró en vigor el 7 de septiembre, garantiza a la Iglesia católica la posibilidad de llevar adelante su misión en el país de África Occidental, al reconocer su personalidad jurídica pública y la de sus instituciones. El acuerdo fue firmado por ambas partes el 12 de julio de 2019, en la Sala de Tratados del Vaticano.

Santa Sede Burkina Faso
Foto: En 2019 se realizó la firma del acuerdo.

La Santa Sede confirmó que entró en vigor el lunes 7 de septiembre el acuerdo logrado con Burkina Faso sobre la condición jurídica de la Iglesia católica en el país de África Occidental. El mismo garantiza a la Iglesia la posibilidad de llevar adelante su misión en Burkina Faso, al reconocer la personalidad jurídica pública de la Iglesia y de sus instituciones. El 12 de julio de 2019, Paul Gallagher, secretario de Relaciones con los Estados, firmó el acuerdo en representación de la Santa Sede, mientras que por Burkina Faso lo hizo Alpha Barry, ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación, en la Sala de Tratados del Vaticano.

La oficina de prensa del Vaticano precisó que con «finalizó el procedimiento para el intercambio de los Instrumentos de Ratificación del Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado de Burkina Faso sobre el estatuto jurídico de la Iglesia católica en Burkina Faso, firmado en el Vaticano el 12 de julio de 2019». «Las dos partes, salvaguardando su propia independencia y autonomía, se comprometen a colaborar por el bienestar moral, espiritual y material de la persona humana y por la promoción del bien común», indicó en un comunicado.

«Solo vi la información publicada en la prensa, pero me gustaría subrayar la importancia de reconocer la personalidad jurídica de la Iglesia, gracias a la cual, por ejemplo, podrá defenderse en un tribunal si y cuando sea necesario», afirmó Isidore Sola Nombrè, director nacional de las Obras Misionales Pontificias en Burkina Faso. «Otro punto importante que establece el acuerdo es el principio de colaboración entre el Estado y la Iglesia. Pensamos por ejemplo en la colaboración en el campo de la educación y la salud. Las escuelas católicas y las instalaciones sanitarias ahora pueden contar con el apoyo del Estado», destacó Sola Nombrè. Además, precisó que el nuevo nuncio, Michael Francis Crotty, que fue nombrado por Francisco el 1 de febrero, asumirá su cargo en los próximos días.

Puede interesarle: Primeras Comuniones en Burkina Faso entre el terrorismo y la pandemia

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre