Por Jennifer Almendras. Santa María del Iguazú

La Virgen Santa María del Iguazú, una advocación mariana en la provincia de Misiones, es patrona del obispado de Puerto Iguazú. En cuanto al origen de esta actual devoción a la Madre de Dios en el Noreste argentino, la diócesis local difundió en 2007 una síntesis de su historia. Al respecto de la reducción de Santa María del ‘Yguazú’, la jurisdicción eclesiástica indicó que en ese lugar, cerca de las Cataratas, hubo un antiguo pueblo jesuítico, llamado ‘Santa Maria del Yguazú’, fundada en 1626 por los padres Diego Boroa y Claudio Buyer. “Los caciques Taupá y Paraverá llegaron a ser sus mejores colaboradores, trabajando en la edificación del pueblo. Según el padre Techo, los guaraníes que allí acudieron para hacerse cristianos fueron unos 8.600. No fueron pocas las dificultades que tuvieron que afrontar los misioneros, sobre todo a los comienzos, en que la pobreza era muy grande”, según publicó ‘AICA’ y figura en la página de Facebook del Santuario.

“No fue fácil convencer a los aborígenes para que abandonasen el uso de la poligamia. Pero la mayor dificultad fue la persecución de los blancos sobre todo de los mamelucos o bandeirantes, que venían de San Pablo para llevarse a los indios como esclavos. Esta fue la razón que obligó a abandonar el primer asentamiento de la Misión, y a trasladarse más al sur, cerca del río Uruguay, donde se encuentran hasta hoy las ruinas de Santa María del Yguazú. Era el año 1633 cuando tuvo lugar este éxodo”, explicó la jurisdicción eclesiástica. En lo que se refiere a la imagen, cuando se quiso rescatar de las cenizas el título de Santa Maria del Yguazú, su imagen ya no existía. Frente a ello, en un primer momento se pensó en encargar una talla, réplica de alguna de estas antiguas imágenes jesuíticas, del clásico barroco colonial. “Pero parece que la Virgen no quiso que fuera así. Tal vez porque, lo que hoy pretendemos no es exactamente reeditar lo que fue, sino crear algo nuevo, aunque en la línea histórica de lo que fue. Por esto, y de un modo providencial, aparece esta imagen, que es una creación artística, de un estilo nuevo, original, pero sobre todo autóctona de profundas raíces en la tierra, como las del tronco de este árbol misionero que se llama cancharana”, sostuvo.

Rodolfo Allou la talló en 1980, inspirándose en la mujer pobre y campesina, que se encuentran en el lugar. Está parada, y tiene en sus brazos al Niño, para que todo se centre mejor en el misterio de su hijo Jesús. “El rol de María será siempre llevar a Jesús. Ella, tan humilde, estuvo presente en el polideportivo el día de la creación de la diócesis. Casi nadie se dio cuenta. Y de allí volvió otra vez al Museo de D. Allou. Hasta que llegó su día por una serie de coincidencias providenciales”, afirmó el obispado que quiso dedicarle la fiesta aniversario, el 16 de agosto de 1987, al cumplirse el primer año de la creación de la diócesis. “Fue una hermosa fiesta, precedida de una Novena sobre la Iglesia y la Santísima Virgen, que predicó el obispo en la catedral y que los sacerdotes repitieron en sus respectivas parroquias. La noche anterior hubo una solemne Vigilia de Jóvenes. El día 16 amaneció frío y lluvioso, lo que no fue obstáculo para que se pudiera tener una hermosa celebración, en la que acompañaron al obispo diocesano, Joaquín Piña, el obispo emérito de Posadas, Jorge Kémerer y casi todos los sacerdotes y religiosas, rodeados de muchísimos devotos de la Virgen, venidos de todos los rincones de la diócesis. Al finalizar la homilía de la Misa, el pueblo reunido, a invitación del obispo ratificó con una aclamación y un aplauso su deseo de que la Virgen, Santa María del Yguazú, quedase como Patrona de la diócesis. Se comprometieron también a levantarle un santuario y que todos los años se celebre su fiesta en este aniversario (o el domingo más próximo). Al año siguiente, la imagen de la Virgen recorrió todos los pueblos y capillas de la diócesis para darse a conocer. A su paso arrastró por todas partes un gran número de devotos, incluso de algunos de sus hijos que en un momento de debilidad se habían apartado de su Iglesia. Fueron muchísimos los que se sintieron identificados con ella”, ratificó la jurisdicción eclesiástica.

Posteriormente se difundió su imagen en diversas réplicas, medallones, fotos y estampas con la oración oficial. Además, en su honor, un Festival de la Canción. Algunos de estos cantos ya han entrado en el cancionero popular. En 2019, el Santuario Santa María del Iguazú comenzó a formar parte de un circuito turístico religioso y el obispado local decidió alquilar a turistas sus instalaciones para cubrir gastos de mantenimiento y subsidiar parte a los que hacen retiros espirituales en ese lugar, el cual es similar y habitual en otros países. “Hay una mala interpretación: no es un hotel, porque el turista que se aloja recibe una cartilla y si la acepta se aloja participando a su voluntad de un circuito, que incluye la Misa, rezos, la veneración de la Virgen patrona de Iguazú y visita al Santuario de Jesús Milagroso, entre otros lugares”, explicó Lucas Rojas, sacerdote y rector del santuario, a ‘Misiones OnLine’. Desde hace años se realiza peregrinaciones en honor a Nuestra Señora del Yguazú. En 2019 se realizó la número 32. El sacerdote y  encargado de la organización de la peregrinación, René Amaro, indicó a ‘AICA’ que en la peregrinación participan una gran cantidad de familias de la diócesis, además de muchos jóvenes. «Ellos hacen una preparación previa en sus parroquias, sobre la importancia de la peregrinación de ofrecer el caminar como un gesto profundo de oración», destacó.

Foto principal: Santa María del Iguazú/Facebook Pastoral de la Juventud Diócesis de Puerto Iguazú.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre