Sacerdote secuestrado por Estado Islámico es nuevo arzobispo en Siria

El padre Jacques Mourad, que estuvo 5 meses secuestrado en 2015 por el Estado Islámico en el monasterio de Mar Elian, donde era párroco, fue elegido como arzobispo de Homs tras el consentimiento del Papa Francisco, por el Sínodo de los Obispos de la Iglesia Patriarcal de Antioquía de los Sirios. Mourad, que relató en un libro su experiencia como preso, recordó que incluso los islamistas le exigieron que se «convirtiera al islam con un cuchillo bajo la garganta».

Sacerdote secuestrado por Estado Islámico
Foto: Religión en Libertad.

El padre Jacques Mourad, monje y sacerdote sirio-católico, que fue secuestrado en 2015 por el Estado Islámico en el monasterio de Mar Elian, en Qaryatayn, donde era párroco, fue elegido como arzobispo de Homs tras el consentimiento del Papa Francisco, por el Sínodo de los Obispos de la Iglesia Patriarcal de Antioquía de los Sirios. El presbítero, que estuvo entonces 5 meses cautivo, será arzobispo de la tercera ciudad más importante y poblada de Siria, después de Damasco y Alepo.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Mourad, nacido en Alepo en 1968, se formó en Teología para después licenciarse en Liturgia. Ingresó en la Comunidad Monástica Siria de Deir Mar Musa Al-Abashi, de la que es cofundador. Allí hizo sus votos en 1993 y fue ordenado posteriormente sacerdote. Del 2000 a 2015, fue responsable del convento de Mar Elian y de la parroquia de Qaryatayn. Fue en este último destino donde el 21 de mayo de 2015 fue secuestrado por los islamistas en el monasterio de Mar Elian. Tras el secuestro, permaneció en los monasterios filiales de Cori, Italia, y Sulaymanyah, Irak. De regreso a Siria en 2020, era hasta ahora superior adjunto y ecónomo de la Comunidad Mar Elian.

El presbítero decidió relatar su experiencia como preso en el libro ‘Un monje secuestrado. El combate por la paz de un prisionero de los yihadistas’, escrito junto con el periodista Amaury Guillem en 2019, en el que explicó cómo vivió esos 5 meses de rehén yihadista en Siria. Sostuvo que fue el rezo del Rosario lo que le ayudó a salir adelante, pero también las enseñanzas del sacerdote jesuita italiano Paolo Dall’Oglio, secuestrado en Siria desde julio de 2013. El padre Jacques recuerda que, tras los tres primeros meses de cautiverio en Raqqa, lo trasladaron a una prisión cerca de Palmira y se reunió con 250 cristianos de su comunidad.

Precisó que le indicaron que los llevarían de vuelta a Quaryatein, que serían sometidos a una serie de duras prohibiciones, pero que podrían volver a celebrar Misa porque no habían portado armas contra los musulmanes. «Nos salvamos por nuestra vocación de cristianos, testigos de la paz», consideró, al recordar que incluso le exigieron que se «convirtiera al islam con un cuchillo bajo la garganta». «Puedo decir que recibí dones de Dios en el mismo momento en que vivía mi encarcelamiento. No puedo olvidar la fuerza, el coraje, que me permitieron mirar a la cara a esos yihadistas y transmitirles el amor de Jesús. En esas situaciones Dios me dio sobre todo el don de la sonrisa, y eso era algo que inquietaba a mis carceleros», aseguró el sacerdote que fue secuestrado por el Estado Islámico en 2015.

Puede interesarle: Reabren monasterio de San Elián destruido por islamistas.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre