Religiosa en Bangladés: «En nuestro hospital, más del 95% de pacientes no son cristianos»

La médica y hermana Roberta Pignone, religiosa italiana de las Misioneras de la Inmaculada, trabaja entre los pobres de los suburbios de la diócesis de Khulna, donde atiende a quienes van en busca de ayuda, especialmente a los enfermos de lepra y tuberculosis, sin distinciones en materia religiosa. «Como son necesitados, muchos pacientes no pueden permitirse comida nutritiva, así que además de medicinas también les proporcionamos alimentos de forma gratuita», aseguró.

Religiosa en Bangladés: «En nuestro hospital

La médica y hermana Roberta Pignone, religiosa de las Misioneras de la Inmaculada que está desde hace 12 años en Bangladés, trabaja entre los pobres de los suburbios de la diócesis de Khulna, donde atiende a quienes van en busca de ayuda, especialmente a los enfermos de lepra y tuberculosis, sin distinciones en materia religiosa en el Hospital Damien. En Bangladés, la tuberculosis afecta a una persona por minuto y cada día mueren, en promedio, 100 personas por esta enfermedad.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

La labor de la hermana Roberta implica una intensa labor de divulgación por las calles de Khulna para educar a la gente y brindar tratamiento a los que sufren, por lo que a diario atiende con cariño a unos 40 pacientes. «Al atender a los tuberculosos, soy un signo del amor de Jesús. Como son necesitados, muchos pacientes no pueden permitirse comida nutritiva, así que además de medicinas también les proporcionamos alimentos de forma gratuita», aseguró la monja italiana, que explicó que las Misioneras de la Inmaculada llevan muchos años ocupándose de los enfermos de lepra en Bangladés y que a partir de 2012 también comenzaron a atender a los pacientes de tuberculosis.

«Nos dimos cuenta de que, poco a poco, los pacientes de lepra disminuían, pero los de tuberculosis aumentaban. Ahora, en nuestro hospital de Khulna, la mitad de las camas son para ellos», relató. El gobierno de Bangladés provee los medicamentos, mientras que Caritas Bangladés ayuda a gestionar el hospital. La hermana Roberta aseguró que está feliz de poder servir a la población de Bangladés de esta manera, sin distinciones en materia religiosa. «En nuestro hospital, más del 95% de los pacientes no son cristianos y, al brindarles amor, llevo el testimonio del Evangelio de Jesús», destacó.

Puede interesarle: Iglesia en Bangladés ayuda a afectados por inundaciones.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre