¿QUÉ CELEBRAMOS LA SEMANA SANTA?

Rubén Revello.

Textos tomados del Misal Romano.

DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

En este día la Iglesia conmemora la entrada de Cristo, el Señor, en Jerusalén para dar cumplimiento a su misterio pascual. Por esta razón, en todas las Misas se recuerda este ingreso del Señor, por medio de la procesión o entrada solemne antes de la Misa principal, o por medio de la entrada simple antes de las otras Misas.

SAGRADO TRIDUO PASCUAL

La Iglesia celebra solemnemente los grandes misterios de nuestra redención en el sagrado Triduo pascual; en él se actualiza la pasión, muerte y resurrección del Señor con celebraciones especiales.

Jueves de la Cena del Señor

La Misa de la Cena del Señor se celebra por la tarde a la hora más oportuna.

Exhórtese a los fieles que, esta noche, según las circunstancias y costumbres de lugar, permanezcan durante un tiempo en adoración delante del Santísimo Sacramento. Después de la medianoche, la adoración se realiza sin solemnidad alguna.

Viernes Santo de la Pasión del Señor

La Iglesia, según la antigua tradición, ni hoy ni mañana celebra los sacramentos, excepto la Penitencia y la Unción de los enfermos. En este día, la comunión se distribuye a los fieles únicamente en la celebración de la Pasión del Señor; a los enfermos que no pueden asistir a esta celebración, se les puede llevar la comunión en cualquier momento del día.

Después del mediodía, alrededor de las tres de la tarde, a no ser que alguna razón pastoral aconseje un horario más tardío, se realiza la celebración de la Pasión del Señor, que consta de tres partes: Liturgia de la Palabra, Adoración de la Cruz, y Sagrada Comunión.

Sábado Santo

Durante el Sábado Santo la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, en la oración y el ayuno, meditando su pasión y su muerte, así como su descenso al lugar de los muertos en la espera de su resurrección.

Vigilia Pascual en la Noche Santa

Según antiquísima tradición, ésta es una noche de vela en honor del Señor (Ex 12, 42). Los fieles, tal como lo recomienda el Evangelio (Lc. 12, 35-37), deben asemejarse a quienes, con las lámparas encendidas en sus manos, esperan el retorno de su Señor, para que cuando llegue los encuentre en vela y los invite a sentarse a su mesa.

La Vigilia de esta noche, que es la mayor y la más noble entre todas las solemnidades, debe ser celebrada una sola vez en cada iglesia. Se desarrolla de la siguiente manera: después del lucernario, o liturgia de la luz, y del pregón pascual (que es la primera parte de la Vigilia), la santa Iglesia, confiando en las palabras del Señor, medita y contempla las maravillas que Dios, desde siempre, realizó por su pueblo (segunda parte de la Vigilia o liturgia de la Palabra) hasta que, al acercarse el día de la resurrección y acompañada ya de sus nuevos hijos renacidos en el bautismo (tercera parte de la Vigilia o liturgia bautismal), es invitada a la mesa que el Señor ha preparado para su pueblo como memorial de su muerte y resurrección hasta que él vuelva (cuarta parte de la Vigilia o liturgia eucarística).

Domingo de Pascua

El Señor resucitó verdaderamente. ¡Aleluya!
A Él sea la gloria y el poder
por los siglos de los siglos. ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Imagen: Cristo yacente de Gregorio Fernández. Siglo XVII. Madera. 191 cm.

¿QUÉ CELEBRAMOS LA SEMANA SANTA?

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre