Padre Hans, desaparecido en Malí: «Somos un objetivo fácil, pero tenemos una misión»

El padre Hans Joachim Lohre, sacerdote alemán de los Misioneros de África, que está desaparecido en Bamako, capital de Malí, era consciente del peligro que afrontaba en el país, tal como lo indicó durante una visita a Suiza hace menos de 6 meses, en la que contaba a los benefactores de la fundación pontificia sobre la situación en Malí. «Nos dijeron que los yihadistas nos vigilan», denunció.

Padre Hans, desaparecido en Malí
Foto: YouTube KircheinnotSchweiz.

El padre Hans Joachim Lohre, sacerdote alemán de los Misioneros de África y parte del Instituto de Formación Islamocristiana (IFIC), que está desaparecido en Bamako era consciente del peligro que afrontaba en Malí, tal como lo indicó durante una visita a Suiza hace menos de 6 meses, en la que contaba a los benefactores de la fundación pontificia la situación en el país de África Occidental. El presbítero, que llevaba más de 30 años de misión en el país, desapareció el domingo 20 de noviembre, después de haber celebrado Misa en el convento de unas religiosas en la misma ciudad, según un miembro de su congregación.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Somos un objetivo fácil, pero tenemos una misión», había afirmado el presbítero. «Vienen en grupos con sus motos y los pueblos tienen que firmar un acuerdo con los yihadistas. Se les prohíbe tocar la campana, beber alcohol y las mujeres tienen que usar el velo», explicó el sacerdote. Según las mismas fuentes, no hay más datos o detalles de su desaparición, pero todo apunta a un secuestro, dado que el coche del misionero fue encontrado abandonado y la cruz que llevaba, en el suelo. El presidente ejecutivo de la fundación pontifica, Thomas Heine-Geldern, imploró oraciones «por el padre Ha-Jo, como le llaman amistosamente». «Además de la oración, Ayuda a la Iglesia Necesitada alienta a la comunidad internacional a hacer todo lo posible para paliar el drama yihadista que están sufriendo las poblaciones del Sahel, no sólo Malí, también los países vecinos. Es una tragedia, una llaga abierta en este mundo», aseveró Heine-Geldern.

El grupo yihadista Katiba Macina vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) opera en el centro de Malí. El grupo tendría también un centro operativo en la capital Bamako. El padre Hans, desaparecido en Malí, era muy consciente del peligro diario que enfrentaba. «No se sabe cuándo, ni dónde te puede suceder; como europeo y blanco somos un objetivo fácil, y nos dijeron que los yihadistas nos vigilan», denunció. En varias entrevistas con la fundación pontificia explicó por qué el peligro inminente no le impedía seguir en el país. «La pregunta nos viene dada en el Evangelio quién soy yo para ti, eso da sentido a nuestra vida y vemos que lo importante no es vivir largo o corto, hacer mucho o poco; si no que lo que haces tenga un sentido para hacer un mundo mejor», enfatizó Lohre, en ese entonces.

Puede interesarle: Iglesia en Malí denuncia desaparición de sacerdote misionero

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre