Por Jennifer Almendras. Ortodoxos coptos en Oriente Próximo

La Iglesia ortodoxa copta de Alejandría es la mayor iglesia cristiana en Egipto y en Oriente Próximo. Casi 10.000.000 de cristianos viven en un país donde hay una gran mayoría islámica. Los coptos no sólo viven en Egipto, sino también en Etiopia y Eritrea, donde es la religión mayoritaria, además de Sudán del Sur. Se trata de una comunidad que mantuvo su fe en medio de todo tipo de conflictos desde la invasión árabe en el año 640. Sufrieron persecuciones durante toda su historia. La fidelidad de la etnia copta al culto cristiano permitió que en la actualidad se los pueda considerar como los descendientes más puros de los primitivos habitantes del antiguo Egipto. Su lengua permitió descifrar jeroglíficos egipcios.

La Iglesia copta tiene su origen en las prédicas de san Marcos, autor del Segundo Evangelio en el siglo I, que llevó el cristianismo a Egipto en la época del emperador Nerón. Sin embargo, en ella hubo una división tras la celebración del concilio de Calcedonia, en el año 451. La Iglesia copta fue el resultado de un cisma, en el que el Patriarca de Alejandría, Timoteo Eluro, en 457 excomulgó al resto de los patriarcas. Dicha iglesia tiene actualmente como ‘Papa’ copto a Tawadros II, el 118 patriarca copto ortodoxo, el primero en la etapa posterior al régimen de Mubarak, con los Hermanos Musulmanes en el gobierno egipcio. Sucede a Shenouda III, fallecido en marzo de 2012, a los 88 años.

«Estoy seguro de que, como su conocido predecesor, papa Shenouda III, será un auténtico padre espiritual para su pueblo y un interlocutor eficaz, con todos sus conciudadanos, para construir un nuevo Egipto en paz y armonía, sirviendo al bien común y al bien de todo Oriente Medio. En estos tiempos difíciles, es importante que todos los cristianos den testimonio del amor y de la fraternidad que les une, recordando la oración pronunciada por el Señor en la Última Cena: que todos sean una sola cosa, para que el mundo crea (cfr. Jn, 15, 21)», sostuvo Benedicto XVI, en el mensaje de felicitación al por entonces nuevo ‘Papa’ de Alejandría, publicó ‘Zenit’.

En 2015, el Estado Islámico decapitó a los 21 mártires de Libia —20 egipcios coptos ortodoxos y un compañero de trabajo de Ghana— en una playa no lejos de Sirte, quienes murieron diciendo el nombre de Jesús mientras eran degollados. Tawadros II incluyó en el ‘Synaxarion’ los nombres de los 21 cristianos coptos. Esta inclusión de los cristianos asesinados equivale a la canonización en la Iglesia católica, dado que el ‘Synaxarion’ es el equivalente oriental del martirologio romano, es decir que la Iglesia ortodoxa copta posee 21 nuevos mártires. El 8 de Amshir del calendario copto, cada 15 de febrero, fiesta de la Presentación de Jesús, se recuerda a estos cristianos asesinados por el Estado Islámico. Los cristianos coptos defendieron su fe hasta las últimas consecuencias, y no se doblegaron ante un grupo islamista, que con estas masacres alertan sobre el avance de la cristianofobia en el mundo.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre