Organización católica continúa con asistencia a damnificados por tifón Rai

La entidad 'Catholic Relief Services' dispuso de «10.000 equipos de refugio de emergencia, 2.000 equipos de purificación de agua, 1.700 equipos de higiene y 1.700 equipos de cocina» para que sean distribuidos a los afectados.

Organización católica continúa con asistencia
Foto: BBC/El Universal.

La organización católica ‘Catholic Relief Services’ (CRS) continúa con la asistencia a los damnificados por el tifón Rai, que dejó hasta el momento al menos 375 personas fallecidas, miles de desplazados y mucha pobreza, tal como informó la entidad en un comunicado emitido el martes 21 de noviembre. Explica que entre el 16 y 17 de diciembre pasado el tifón Rai azotó varias veces el sur y centro del país y provocó «inundaciones, deslizamientos de tierra, marejadas ciclónicas y daños generalizados en la agricultura y propiedades por un valor de miles de millones».

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Precisa que las islas de Siargao, al sur de Filipinas, y Dinagat, que «también sufrieron la peor parte del tifón Rai, permanecen aisladas debido a los puertos dañados»; y algunas familias afectadas de la zona deben viajar «al menos 3 horas para acceder a los mercados y bancos de la ciudad de Butuán». «Muchas familias también necesitan apoyo para recuperar sus medios de vida, tras el tifón los pescadores perdieron sus botes —que les servían para trabajar— y los agricultores, sus cosechas», lamenta, al asegurar que el tifón afectó a «más de 1.000.000 de personas en 10 regiones» de Filipinas, y obligó a «miles a huir de sus hogares por temor a que se repita el tifón Washi de 2011 y el tifón Haiyan de 2013».

CRS enfatiza que frente a esta situación la Iglesia católica sumó fuerzas desde el inicio para prevenir el impacto negativo del tifón, y atender las necesidades de las víctimas y afectados. Reitera que horas antes de que el tifón Rai toque tierra, Caritas Filipinas, «socio de CRS, y las iglesias locales trabajaron con los gobiernos para difundir alertas tempranas», y garantizar de este modo la mayor cantidad de evacuaciones. Karen Janes Ungar, que es representante de CRS en Filipinas, afirma que el personal y los socios de CRS también «están evaluando los daños causados por el tifón Rai». La organización católica, que continúa con la asistencia a los damnificados, dispuso de «10.000 equipos de refugio de emergencia, 2.000 equipos de purificación de agua, 1.700 equipos de higiene y 1.700 equipos de cocina» para que sean distribuidos a los afectados.

Puede interesarle: Iglesia en Filipinas se moviliza para ayudar a afectados por tifón Rai

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre