Obispo Luis Fernández: «¡Cuánto vale el dolor ofrecido en el silencio!»

El obispo de Rafaela, Luis Fernández, exhortó en este tiempo de Cuaresma a "trabajar con honestidad y sacrificio, defendiendo la niñez y la ancianidad, el vivir en familia, y socorrer al necesitado". 

Obispo Luis Fernández dolor ofrecido en silencio
Foto: YouTube Pastoral de las Comunicaciones Diócesis de Rafaela.

El obispo de Rafaela, Luis Fernández, reflexionó que «¡Cuánto vale el dolor ofrecido en el silencio por los enfermos y ancianos que solo Dios conoce, así como la ayuda a los más pobres y olvidados de la sociedad!», en el mensaje de Cuaresma que envió a los fieles a los que se dirigió «con el deseo de suscitar la confianza y la alegría, la esperanza y la paz de las familias».

El prelado precisó que este período, que «nos aproxima a la cruz», implica un «camino a realizar, y desde la fe nos hace vislumbrar un horizonte de esperanza, que no es un camino interminable, sino que lleva a una plenitud». Exhortó a despojarse de la hipocresía para tener como prioridad «la reflexión en el silencio y la oración» y a «trabajar con honestidad y sacrificio, defendiendo la niñez y la ancianidad, el vivir en familia, y socorrer al necesitado, con grandes mujeres y hombres que tienen pasión por la verdad y la belleza, y que podemos observar desde la política, los sindicatos, la educación, el comercio y el deporte, a los profesionales con su capacidad específica, a los trabajadores sociales, preocupados por el bien común».

«El tiempo de Cuaresma es para pedir auxilio a Dios, porque peor es ser soberbios, no necesitar de nadie, volver a épocas del más fuerte, aceptando solo a los más capaces o prestigiosos, en culturas del mérito y sociedades consumistas, que no pueden esperar a los rezagados, sin aceptar que a veces el caminar lento es la alegría de los pueblos que no olvidan a nadie, porque aún los mediocres de este mundo, que los sabios y poderosos rechazan, son valiosos a los ojos de Dios», consideró.

El obispo Luis Fernández hizo referencia en la carta al jubileo por los 60 años que cumple la jurisdicción eclesiástica y animó a vivirlos «con trabajo pastoral, siguiendo los pasos que nos van proponiendo desde el área de la Pastoral Diocesana». Pidió a san José «crecer en sabiduría, estatura y gracia, acompañándonos junto a María de Guadalupe, a tener el espíritu de padres capaces en familia», en el Año dedicado al santo, convocado por el Papa Francisco.

Mensaje cuaresmal al pueblo de Dios, en tiempos de pandemia 2021 en PDF.

Puede interesarle: Arzobispo Stanovnik: «Es necesario morir a una vida centrada en nosotros mismos y orientarla hacia Dios y hacia los hermanos»

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre