Obispo electo en Sudán del Sur: «Me encontré con 2 jóvenes apuntándome con un fusil, sin tener modo de huir»

El obispo electo de Rumbek, Christian Carlassare, afirmó que el ataque del que fue víctima lo lee «como una herida que representa las heridas del pueblo de Sudán del Sur y que es un momento también de gracia». «Me da la humildad para hacerme pueblo con las heridas del pueblo», consideró. Carlassare, de 44 años, fue herido de bala en las piernas por 2 personas que ingresaron en su habitación hace 7 meses.

Obispo electo en Sudán del Sur
Foto: YouTube chiesadimilano.it.

El obispo electo de Rumbek, en Sudán del Sur, Christian Carlassare, describió el atentado del que fue víctima tras su nombramiento, en el que fue herido de bala en las piernas por 2 personas que ingresaron en su habitación, en abril pasado, al hablar recientemente en el programa ‘Perseguidos pero no Olvidados’ de ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ (ACN). Carlassare, misionero comboniano italiano de 44 años, fue nombrado por Francisco el 8 de marzo pasado como obispo de la jurisdicción eclesiástica llevaba 10 años sin obispo. Además, se refirió a la situación actual de los ciudadanos de Sudán del Sur y de la Iglesia en el país.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El prelado recordó que «el nombramiento llegó como un peso más, una responsabilidad grande de cambiarme a una realidad nueva y distinta y, sobre todo, una diócesis que había tenido graves dificultades tras la pérdida del obispo hacía 10 años y no tenía una guía clara desde entonces». «Sabía que era una responsabilidad y era muy difícil recoger el trabajo de mi predecesor Cesare Mazzolari, así que llegué de puntillas sabiendo tener el aprecio de la gente que amaba y sentía que el obispo precedente había sido un padre para esa iglesia y para el Sudán del Sur. Viví allí 10 días encontrando algunos grupos y obras de la diócesis y después este atentado», indicó. «Para mí ese ataque fue un shock porque en muchos momentos difíciles en Sudán del Sur, nunca me había sentido en peligro, porque estaba protegido por la gente. Pero ese día me encontré con 2 jóvenes ante mí, apuntándome con un fusil, por la noche, sin tener modo de huir», aseguró el obispo electo en Sudán del Sur.

«Gracias a Dios, ellos dispararon pero el Señor guió las balas para que no hicieran demasiado daño. Impactaron en las piernas, en los músculos, pero no en zonas vitales. Esto que sucedió lo leo como una herida que representa las heridas del pueblo de Sudán del Sur y que es un momento también de gracia porque me da la humildad para hacerme pueblo con las heridas del pueblo. Y volver a levantarme para ser un signo para la gente, y mostrar que se pueden levantar de nuevo, a pesar de las heridas que sufren por un conflicto que no termina, por tantas armas presentes en el territorio, por tantos territorios ocupados por milicias y gente desplazada», reflexionó. Al ser consultado sobre su ordenación pospuesta para 2022, afirmó que la decisión viene de la Santa Sede. «En esta situación vieron la necesidad de tomar medidas de seguridad en la nunciatura y la Conferencia Episcopal antes de instalarme en la diócesis», sostuvo Carlassare.

Puede interesarle: Detienen a principal sospechoso de ataque contra obispo electo en Sudán del Sur

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre